la laguna

Por gabriel
Enviado el 11/03/2014, clasificado en Amor / Románticos
554 visitas

Marcar como favorito

"la pase a buscar tipo siete de la tarde, ella me esperaba en la esquina donde cortaban las calles de tierra. por suerte ese dia no llovió, sino es un poco imposible pasar por ahi.
golpeo con las manos y grito su nombre. a los pocos segundos sale ella de la casa presentandose desde la puerta con su vestido azulado. ella me saluda y se acerca preguntando: "como estoy!?" y le digo: "hermosa, como siempre!". se sonrie y nos vamos juntos hacia la laguna. tendriamos que hacer casi un kilometro a pie, pero que importaba si no habia apuro, y dialogando con ella el tiempo se hacia mas llevadero. no importaba lo que pasaba alrededor si ella estaba al lado mio. sonaba el celular de los dos y decidimos apagarlo. no queriamos que nadie nos molestara, ni un simple mensaje ibamos a leer. agarrados de la mano, nos dirigiamos a la laguna, no tenia nada de particular. no tenia magia donde algunos luagres solian tener, capaz que alguna pareja pasó por ahi y dejó su recuerdo. pero no nos encantaba ese lugar, solo ibamos a conocerlo un poco mas. el motivo era que ambos deciamos que ese lugar podria ser especial, pero los dos sabiamos que era una excusa para elegir un lugar cualquiera.
estaba vestido con camisa blanca y vaquero, no me gusta llamarlo jean, y mocasines. ella con su vestido azulado y zapatos blancos brillantes con una collar que lo veia por primera vez.
riendonos un poco nos fuimos acercando a la laguna. el color del agua era marron claro. apenas se podia ver el fondo de la orilla. pero que importa, estaba con ella y no buscaba detalle alguno.
nos sentamos en unas rocas que parecian asientos de cementos por su forma. en ese instante la abrace como si un hombre abraza a una mujer en la sala de un cine viendo una pelicula romantica. la unica pantalla en ese lugar era el cielo con estrellas, mas que la que vemos en la ciudad.
nos ubicamos dentro de un lugarcito bien escondido de los ojos ajenos, lejos de cualquier mirada intrusa. solos los dos, con la noche y la laguna de testigo de nuestro amor. nos besamos gran parte de la noche, nunca nos fijamos que hora era en nuestros relojes, ni nos preocupamos por ir a dormir en nuestras camas cobijados por las sabanas y cubrecamas. solo importaba que estuvieramos abrazados por el tiempo que nuestros brazos aguantaran. sin nadie que nos moleste, sin que nadie nos mire. solo ella y yo, solo los dos...
pero todo ese hermoso momento duró esa noche. tuvimos que volver a nuestras casas al amanecer. ese recorrido lo hicimos lo mas lento posible, nuestros cuerpos necesitaban alimentarse, hidratarse.
pero en toda la noche nuestros estimulos parecieron acallar toda esa necesidad corporal solo para no volver a nuestras casas y pasar esa noche planeada en las orillas de la laguna. ese recorrido de vuelta a la casa fue casi maravilloso. nos confesamos que nunca habiamos vivido lo que ocurrio en esta noche, esta gran noche.
al llegar a la casa de ella, la estaban esperando. o mejor dicho nos estaban esperando. ella me miraba como si tuviera un simple miedo a la reaccion de las personas que nos esperaban. yo le dije: "tranquila, estas conmigo. todo va a estar bien" y le agarré la mano como señal de confianza. ella al principio dudaba de darme la mano en publico y ante la mirada de esas personas. pero cuando la agarré por segunda vez, ella no me soltó hasta llegar a su casa. las personas al ver que veniamos de la laguna y de la mano, fueron compresivos y no hubo ninguna queja. pero en sus miradas un poco de molestia se veia en sus ojos... lo deduzco de lo intuitivo que soy. y me despedi con un beso frente a todos ellos. y le dije: "hasta pronto mi amor" y se alejó de mi lado para entrar en su casa con las personas que la estaban esperando. al no verla entrar, no me iba a mover de mi lugar. cerca de la puerta me saluda con una sonrisa y casi una lagrima en sus ojos. la saludo con la mano y me subo al auto de las personas que me estaban esperando.
al subir al auto me sentia como esperanzado en volverla a ver. bah, eso es lo que espero... algun dia la volveré a ver. por lo pronto, esas personas que me esperaban son mi familia. mis hijos, mis nietos que me estaban buscando porque me fui del geriatrico sin avisar nada a nadie. solo para ir a buscar  a mi prometida... a mi amada. para cumplir con la promesa de pasar una noche en la laguna del pueblo."

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com