El Matadero

Por Ibáñez
Enviado el 14/03/2014, clasificado en Terror
1018 visitas

Marcar como favorito

 

 
                                                El Matadero

Steven,un chico de 17 años muy tímido e introvertido vivía con su abuela
Barbara en una casa antigua a las afueras de la ciudad de Austin (Texas).
Ella casi no hablaba con él ya que era muy reservado y simplemente se
limitaban a vivir en la misma casa,ayudándole él  en ciertas tareas de
mantenimiento, ya que ésta era bastante grande, sobre todo en temas
 de jardinería.
Los padres de Steven habían muerto en accidente de tráfico cuando el
tenía 10 años y su abuelo Robert,marido de Barbara, falleció un año des-
pués debido a una neumonía,estando ya por esas fechas Steven viviendo en
casa de sus abuelos.
El chico se vió bastante afectado por todos estos trágicos sucesos y la ver-
dad es que casi nunca se comportaba como un chico normal,practicamente
no tenía amigos y se pasaba los días metido en el sótano pegado al orde-
nador y abstraido siempre en sus macabros pensamientos.
Steven  la verdad que désde bien pequeño había sentido cierto placer ma-
tando insectos y todo tipo de bichos los cuales metía en un bote de cristal,
lo cerraba y disfrutaba mirando como se chocaban contra el cristal de un
lado hacia otro desesperados hasta su muerte por asfixia.
Un día que estaba en la parte trasera de la casa quitando las malas hierbas
y adecentando un poco el jardín por orden de su abuela,cosa que odiaba,
como todo lo que tenía que ver con hacerle salir del sótano,vió a un gato
merodeando por la zona y repentinamente una de sus macabras ideas le
apareció en su mente fria y cruel.
Para steven fué facil hacerse con su víctima,puso en el patio trasero un ta-
zón de leche con unos polvos resultantes de machacar unas pastillas que
tomaba su abuela para poder dormir,esperó impaciente a que se la bebiese
el gato y aunque tardó más de lo que él esperaba el gato se quedó medio
adormilado tumbado en el suelo,era el momento de bajarselo al sótano
a dar rienda suelta a su enfermiza mente perturbada.
Una vez en el sótano notó que el gato estaba inmovil pero respiraba,aún
así le ató las patas,lo puso tendido en el suelo y fué a coger un hacha que
su abuelo Robert guardaba en un arcón junto a otras herramientas.
Estaba muy excitado,le cortó la cabeza al gato de un hachazo,al no estar
afilada el hacha tuvo que dar varios golpes hasta que se desprendió total-
mente del cuello,sigió pegándole hachazos al gato hasta dejarlo totalmente
descuartizado,la sangre le saltó por toda la ropa,incluso en la cara.
De repente se paró, se quedó inmovil,mirando la carnicería que había he-
cho con el gato y en ese momento le invadió una sensación de placer y
bienestar que nunca había sentido hasta ahora.
Se había desatado su instinto asesino y sentía la necesidad de repetir cuan-
to antes,tal vez sería el momento de dar el gran paso y experimertar con
personas.El matadero abría sus puertas.
Barbara se preguntaba que habrían sido esos golpes que se oían en el so-
tano,tarde o temprano termiraría descubriendolo.

Continuara........


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com