De camino a casa cap 9

Por jz
Enviado el 20/03/2014, clasificado en Intriga / suspense
597 visitas

Marcar como favorito

Ino ya no podía resistir más la ansiedad que le quemaba por dentro, por precaución, en vez de ir a la calle en busca de una víctima esta vez elevaría sus juegos eróticos a otro nivel. Llamaría a una prostituta sado, quedaría con ella en un motel alejado de su casa e intentaría pasar una noche divertida.

Accedió a internet en busca del motel y una pieza que le llamase la atención..

-Bernadett, la fiera salvaje…mmm “Sus garras te dejaran marcas que nunca olvidarás”- Mientras pensaba en alto se tocaba la entrepierna palpando su erección, desde el incidente con la puta, siempre por encima del pantalón. Pasar su mano por el miembro deformado directamente le hacía enfurecerse y avergonzarse al mismo tiempo, necesitaba soltar toda esa rabia que guardaba en su interior y tanto meses de paciente espera buscando algo que le volviese hacer sentir lo mismo que Sara y Marisa. Pero debía andar con precaución.

- Viridiana, quieres ser tu ama… Suena interesante, “Te pisaré el escroto hasta que salga sangre” Sangre…mmm… esta al menos no debe temer a ver el rojo elixir, seguramente le guste. – Se relamía imaginando lo que se avecinaba

-Súcubo Lilit… Ésta!- Rápidamente vió la luz, súcubos se hacen llamar a los demonios que tienen apariencia de mujer y según los historiadores, Lilit es la serpiente que tienta a Eva para que coma el fruto prohibido y se dé cuenta de su miseria dominada por el hombre. Era una mujer sometida a la violencia de los demonios con aspecto mujer, al contrario que los íncubos, demonios con forma de hombre, como era el Monstruo Cartujano en ese momento, que ya estaba marcando el número.

-Hola, ¿Con quién hablo?- La voz era dulce, a pesar de la oscura neblina que envolvía su nombre, tenía claro acento español, en el anuncio ponía que tendría unos 31 años y por el tono concordaba.

-Hola, Soy Francisco- Ya no se acordaba de la apariencia ni el tacto de su pene, se masturbaba mientras hablaba por teléfono, solo podía pensar en su voz- Quería quedar contigo en un rato.

-De acuerdo cariño, ¿Quieres venir a mi casa?¿Yo voy a la tuya…. O quedamos en un sitio intermedio?

- Quedaremos en un hotel, está en la carretera de Barcelona, se llama Zenit, la habitación es la 513.

-Ok Amor, sabes que serán 100 euros la hora más el desplazamiento, y 1200 la noche entera.

-Está bien, ahí en dos horas y media.

El hotel era perfecto para pasar desapercibido, podía llegar con el coche y sin que nadie le viera aparcar, no había cámaras, estaban prohibidas en el recinto. El huésped podía subir directamente a la habitación sin cruzarse con ninguna ama de llaves o cualquier otra mirada indiscreta de personal del hotel. Estaba pensado para que aquellas personas infelices de vivir con sus parejas pudiesen cometer las infidelidades que quisieran a rienda suelta y bajo un secretismo absoluto.

Agarró el taxi, que llevaba aparcado meses en un garaje alquilado cercano a su casa, aunque ninguna de las pocas personas que conocían a “Paco” sabía que tenía otro auto, y mucho menos, que ese coche era el escenario de dos crímenes cometidos por Ino. Debía estar lleno de pruebas de restos de DNA, sabía que finalmente tendría venderlo, pero aún no se había decidido ya que la policía había estado buscando por todos los desguaces y puestos de compra-venta un coche con las características del suyo.

El monstruo Cartujano le había dado un cambio externo por completo al transporte que usaba para guiar a sus víctimas a una muerte segura, intercambió las matrículas y varió el color un par de veces, tapicería incluida.

Sentía que tenía que deshacerse de la evidencia en cuanto tuviese la mínima oportunidad. Sin embargo le tenía cariño y pensaba también que esta noche sería más precavido no usar la camioneta, ya conocida para algunos vecinos. Dejaría una luz encendida en casa, al igual que la tele, así nadie sabría que ha salido. La identidad de Francisco García debía seguir intacta.

Al llegar era tal y como lo describían en la web, había llegado dos horas antes, necesitaba inspeccionar todo precavidamente, no podía dejar nada al azar. No se cruzó con nadie en su camino hacia la 503 y además comprobó por el mismo que no había, al menos a simple vista, ninguna cámara. Por si acaso llevaba unas lentillas y unas gafas con cristales oscuros por arriba para luego degradarse en completa translucidez en forma de cascada, una gorra y una bufanda, todo en su conjunto hacía que apenas se le viera la nariz. Además, el abrigo que llevaba hacía pareciese mucho más grueso de lo que era.

Había pensado hasta el milímetro su llegada al hotel, el vestuario encajaba con la época para una persona friolera, cualquier cruce con cámaras de todo tipo instaladas a lo largo del camino se había salvado gracias a rociar las matrículas con un líquido especial para que brillasen y la foto saliera borrosa. Sin embargo, al entrar en la habitación debido a todos sus atuendos empezó a pasar mucho calor. No se podría quitar la ropa hasta dar una vuelta revisión minuciosa en busca de algún ojo infraganti. 

El sudor, el agobio del abrigo y la bufanda, todo le empezaban a exasperar, la búsqueda se hacía un poco más torpe. Lo único que le relajaba y le hacía olvidarse del calor era lo que predecía su mente en ese cuarto en apenas una hora, pero sólo podía ser visto por dos personas, él y su víctima.

Ansioso porque llegase el momento y sumergido en un mar de recuerdos mezclado con imaginación hacía que su miembro se pusiese duro como una roca. El corazón le empezaba a palpitar y la euforia se transformaba en ríos de adrenalina que le surcaban las venas. El “vistazo rápido” pasó volando, cuando estaba mirando el reloj el sonido de la puerta la misma voz dulce del teléfono le sacó de su frenesí..

-¿!Hola!? Está aquí mi siguiente víctima… Francisco?

Se quedó helado al oír esto, aún no se veían debido a la disposición de la habitación, pero sólo su voz de angel dulce le llenaba de energía, sin pensarlo contesto:

-Aquí está tu esclavo, listo para ser víctima de la voracidad de Lilit….


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com