EL SOL DE MARTE

Por MAD
Enviado el 12/04/2014, clasificado en Fantasía
526 visitas

Marcar como favorito

Un Nomo  en vano copio un documento.

De hechizos y sortilegios, cuando copiaba el documento.

Lo hacia bajo la influencia del sol mas caliente.

El que sale tras la luna del sol  de Marte.

No se daba cuenta que aquellos sortilegios desaparecerían.

Cuando saliera a la calle, el sol de Marte tenia ese poder.

Ablandaba los pergaminos y la pasta del papiro, hasta hacerla desaparecer.

Al igual que si de un tierno pastel se tratara.

Así sucedió aquellos papiros desaparecieron entre sus manos.

De nada sirvió todo su esfuerzo, entonces abatido, recordó que

una vez al año la Aurora solar permitían cumplir un deseo.

Era un espectáculo mágico, los rayos del sol bajaban hasta la tierra.

Atravesando las nubes cristalinas, que formaban espejos.

Estos espejos creaban formas de muchos colores, el cielo

se transformaba en un carrusel de estrellas, que se reflejaban en

el suelo, los colores eran los del arco iris, había que pedir una

estrella y un color, y cerrar los ojos. 

Si salia la estrella pensada   el Nomo que

pidiera un deseo se haría realidad.

Probó suerte aquel duende ladrón y ese día su deseo. se hizo realidad

Se cumplió su suerte, al llegar a casa se encontró con el libro

de conjuros y sortilegios, el original no la copia.

Cuando lo vio en su casa comprobò que los deseos se hacen realidad.

Y entonces en un alarde de bondad y de justicia decidió devolverlo.

A su verdadero dueño, y a cambio recibió la copia de los mismos.

Como recompensa por su honradez, entonces aquel duende extrañado

preguntó;.. ¿ Porqué le daba la copia de los conjuros y sortilegios?.


Aquel Mago dueño del libro de los conjuros le contestó;..

Solo son sortilegios  contra el egoísmo, solo tienen validez.

Si se utilizan para el bien ajeno,solo se hacen realidad si es para 

beneficiar a los demás.


El Nomo ladrón  dijo;.. ¡¡ Prefiero que se queden con el dueño!!.

Yo no sabría que hacer con ellos, salio de la casa de aquel Mago.

Y mientras andaba, y miraba al cielo, pensó que aquel libro era

verdaderamente mágico, pues había cumplido su cometido.

Transformar en Nomo honrado, aún Duende ladrón.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com