El Cintillo - Prologo

Por Chris Caulfield
Enviado el 15/04/2014, clasificado en Drama
302 visitas

Marcar como favorito

Posiblemente te preguntes el porqué escribo en estas páginas, y la respuesta es que yo ni lo sé (a quién le importa?, simplemente lee) .Pero en fin, antes de empezar con todo ese rollo de como mi vida termino tal y como yo quería ( un final casi-feliz si quieres saber la verdad) les empezare contando sobre mi infancia, mi adolescencia y todo ese rollo emocional. (Jo! El tiempo pasa rápido no?).

 

           Primero que nada me llamo Mandy Cristal ( debí empezar por ahí, no? Bueno, disculpen soy muy olvidadiza) naci en Caracas, Venezuela, en una linda (muy linda en verdad) madrugada de verano en 1989. Fui el único fruto de mis padres ( y supongo que no hubiera sido el ultimo si no se hubieran separado! Jo!) . Oh si, mis padres estuvieron juntos hasta apenas empecé a caminar (por no decir gatear) . Y cuál fue el motivo, detonante ,causa? Una rubia, eso. Una jodida rubia. Al parecer mi papa vio mas belleza en una rubia promiscua sacada directo de un burdel de Petare que en su propia hija empezando la vida (por no mencionar mi madre). Pero está bien, está bien hasta ahí. Total era pequeña y no me iba a afectar en nada, no? Ósea, que me podía importa la maldita palabra "divorcio" ( y hoy en día sigue sin importarme, si quieres saber la verdad).

 

Bueno, en fin, mi madre toma custodia de mi (naturalmente) se consigue a otro hombre que la cuida y la protege (económicamente, ya que en los otros sentidos la ayudaba tanto como un tiro en la cabeza). Y así se termina el round, mi papa con su rubia promiscua y mi mama con un jodido viejo verde... La familia perfecta. Vale, después de todo ese rollo del divorcio y esas estupideces. Mi mama y mi nuevo "papa" (el joputa me obligaba a decirle así) compraron una nueva casa en Guatire (pueblo en el que crecí casi toda mi vida) y me inscribieron en un lindo colegio de esos privados donde van puros sifrinos e hipócritas (Ojo, no tiene nada de malo que el colegio sea privado. De todas maneras hipócritas hay hasta en el culo de los tiburones, pero cabe resaltar que este colegio "rebosaba" de ellos).

 

Pero no todo era malo ( de hecho, se podría decir que gran parte de mi infancia fue "buena" )tenía un cuarto para mi sola, unos juguetes geniales y lo mejor de todo es que a pesar de ser hija única, estuve acompañada ( muy bien acompañada, si quieres saber la verdad ). Tenía una amiga que se llamaba Sophia Blanco. La conocí en el 3er nivel de preescolar. Éramos uña y mugre, hermanas de la espuma, de la garza y del alma (como decía aquel profesor).En fin, posiblemente se preguntan porque me juntaba tanto con ella!.

 

           Para empezar cabe recalcar que soy hija única, por ende no tenia nadie con quien compartir en casa. (Al menos no como lo haría con un hermano). Por otro lado, por mil demonios! Era muy divertida! y no se la creía todas ( como la mayoría de los cretinos en esa escuela). Además, Se podría decir que pasaba mas tiempo en su casa que en la mía ( jo! Tiempos aquellos! ). Jugábamos mucho en su patio, la mayoría de las veces intentábamos atrapar a los saltamontes que saltaban de un lugar a otro cuando poníamos un pie en el pasto. De cierta modo parecía un juego siniestro, como si los saltamontes supieran que los queríamos atrapar. Como decía aquel viejo cornudo " la supervivencia del más fuerte "... vaya bastardo.

 

           Y  para colmo, Sophia era rubia. Lo cual me mataba ( y me sigue matando si quieres saber la verdad) .Oh si, así es como mi vida empieza a tener una relación amor/odio hacia las rubias ( y a las chicas en general... simbiosis y tragedias sugeridas) . Aquí es donde empiezan los antecedentes de todo este rollo. Que tenían ellas que no tenían ellos? ( acaso el hecho de tener mi padre lejos de mi con una rubia me había marcado? ) Y si sigo con esta duda por el resto de toda mi puta vida? Desde luego algún día lo iba a descubrir... naturalmente por cosas del destino, la mayoría de las cosas se resuelven tarde o temprano. Jo! Pero qué hubiese pasado si Dios no hubiera tenido ese destino para mí? Que pasaría si mi destino dentro de unos meses hubiera sido que estuviera en una camilla de un maldito hospital ?( Jo! detesto los hospitales si quieres saber la verdad! No puedo pisar uno sin que me de algo! ) y puede sonar estúpido, pero eso era lo que pasaba por mi cabeza en ese tiempo ( algo muy raro para una niña de 10 años a propósito ) y desde luego no podía quedarme con esa duda. Debía y tenía que resolverla, y haría todo lo posible para resolverla... aunque eso costara perder mi amistad con Sophia. Todo sea por el conocimiento. Todo sea por conocerte a ti misma. Por conocer a quien realmente eres. A quien vas a ser, y por ende así tener una visión del futuro,¡ del mismísimo futuro funcionando!, en cuestión.

 

           Jo! El futuro! antes me meaba encima al escuchar esa palabra ( y no era la única si quieres saber la verdad! ) ósea, que puedes esperar de ti en un futuro cuando estás en una situación de inseguridad como la mía? Me recuerdo en una ocasión que una chica de mi colegio llamada Mariana se me acerco y me dijo lo siguiente: “ Mandy, cierra los ojos, respira lentamente y veras el futuro, con tu corazón lo veras! " Fue lindo el gesto y todo ese rollo, pero por el amor a Cristo! Que estupidez! Osea, que podía ver cuando cerraba los ojos? Nada! ¿Eso era lo que me quería decir? Que no tenia futuro? Que belleza! Si acaso alcanzaba ver unos puntos centelleantes, pero en fin, nada alentador. Eso me deprimía.¡ Mandy, la chica sin futuro! menuda cretina. Hubiera sido preferible que me hubiera dado un abrazo o algo por el estilo, pero las personas nunca analizan esas cosas! ( que se le a va hacer?) 

           ¿Nunca han escuchado esa expresión que dice " para ponerle la cerecita al pastel "?. Bueno, imagínenlo así. Sophia era el pastel, yo era la repostera (o la panadera, o la cocinera o cómo diablos quieran llamarle) ósea la encargada de ponerle la cereza, y mis dudas son la "cerecita"(La cereza de la discordia). Y como Sophia era un buen pastel y yo era una excelente repostera, que podía salir mal? Que le dijera a su mama (o en su defecto a la mía)  que yo la había besado? Lo dudo, en fin a ella siempre la tachaban de mentirosa. Que terminara su amistad conmigo? Muy gracioso, éramos hermanas del alma, eso se veía imposible (se veía…)  Además!, a lo mejor posiblemente hasta ella tenía esa duda! ( le haría un favor a Sophia y a mi misma ) Oh vamos, era el plan perfecto... al menos eso pensé.   

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com