el agujero de la capa de ozono

Por anecdotasydisimulos.com
Enviado el 05/05/2014, clasificado en Humor
725 visitas

Marcar como favorito

El agujero en la capa de ozono me provocó, en su día, miedo, casi pavor.  No tanto por el fin del mundo en sí mismo, sino porque todo lo que me aleja de cobra mi pensión de jubilación me desasosiega sobremanera. Una vez que verifiqué que el fin de la humanidad sería el que nos anunciaban, abandoné mi trabajo, sin solicitar siquiera la paupérrima indemnización y me quedé en casa a verlas venir.

            El agujero, afirmaban los científicos entonces, provocaría la extinción de nuestra raza en un tiempo cortísimo, semanas o meses, a muy tardar en el año 2065. ¡Qué un agujero fuese nuestro final tenía un punto!, un punto de cutrez y mal morir. ¿Dónde quedaban los meteoritos o los alienígenas o los zombis o, incluso, un diluvio, como el de Noé? No, por un agujero y de ozono, que nadie sabía su fórmula – O3- hasta finales del XIX.     Decidí colaborar para que el apocalipsis no fuera así, tan desvirtuado y precipitado y suprimí de mi vida el desodorante en aerosol. Sin embargo, no lo sustituí por el de barra, ¿para qué? –pensé entonces-, ¿para usarlo unos pocos días y después dejarlo a la mitad?  Así aguanté tres meses, con escasitas duchas, la ropa sin lavar y sin desodorarme. Extrañamente no fue mi mujer la que puso pie en pared, sino yo mismo, el día en que al intentar quitarme la camiseta naranja esta no se despegó de las axilas.

            Otro de mis miedos provenía, como era de prever, del estallido final, ese que arrasaría edificios, arrancaría palmeras y doblaría carteles. Me alarmaba la idea de salir volando sin ningún lugar donde agarrarme, salvo los cables de alta tensión. También estaban las enfermedades que nos pronosticaban los expertos más agoreros. Por ejemplo, el lento y dolorosísimo cáncer de piel, ese que desprendería nuestra epidermis y dermis en rebanadas o el escorbuto que provocaría que nuestros dientes y la legua se perdiesen por el sumidero del lavabo al aclararnos los dientes o la inflamación supraperinal que nos provocaría padecer los ojos saltones y estrábicos, como de un camaleón, hasta que estallasen, etc.

            Ahora los científicos afirman que el agujero está en franca retirada. ¿Con tan poquito esfuerzo nos hemos librado? -pregunto. ¿He perdido mi pensión y el respeto de mis hijos, así como el refugio nuclear prefabricado y los tres mil kilos de garbanzos y lentejas, para nada?
Pero tranquilos, los científicos también garantizan que en breve encontraran algún otro motivo con el que acojonarnos. ¡Me siento engañado!, para qué negarlo. 

Aun así, me alegro sobremanera de haber colaborado en detener el fin de nuestra raza, aunque la misma este atestada de hideputas, aunque, además de lo anteriormente comentado, haya sido a costa de malgastar mi surtido de camisetas y haberme convertido en un guarro.

 

         


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com