Entera y menguante.

Por Vivo Vivaldi
Enviado el 30/05/2014, clasificado en Reflexiones
325 visitas

Marcar como favorito

Yo siempre me he considerado una persona racional, lógica y pragmática. Una noche a las tantas de la madrugada me desperté sobresaltado, sudado, empalmado y con el pulso acelerado. Abrí la persiana y salí al balcón. Dos lunas, habían dos lunas. Entera y menguante, meridional y septentrional. Me froté los ojos y me pellizqué los brazos. Sentía frío y estaba despierto, seguro. Quise despertar a alguien, imposible. Estaba solo. Más solo que la luna. Cerré la persiana y volví a dormir. Tuve pesadillas.
Al día siguiente fui a visitar a José, me llamó alterado, no había pegado ojo. "¿Es posible que anoche salieran dos lunas?" me preguntó. Le miré fijamente a los ojos, le agarré la nuca e hice chocar nuestras frentes. "De lo que veas cree la mitad" sentencié. Nunca volvimos a hablar del tema.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com