Refranes

Por ManoloBetico
Enviado el 05/06/2014, clasificado en Humor
655 visitas

Marcar como favorito

Hoy tengo un humor de perros. Vengo de un bar donde me he encontrado con un camarero refranero, ¡Tela marinera! Diez minutos ha tardado en traerme un café y cuando le digo: ¡Hombre, ya era hora!. El tío me suelta: Más vale tarde que nunca.

Y entonces me fijo en el cafe…: Oiga, aquí hay un pelo…. Y me suelta: Bueno, ¡donde hay pelo hay alegría, hombre!.

- Joder, qué alegría ni que leches, haga el favor de ponerme otro café y con un poquito de vidilla que me tengo que ir. Y me contesta: Bueno, bueno, vísteme despacio que tengo prisa…


- Oiga, ¿Me va a contestar a todo con refranes?

- Ya sabe, hombre refranero, medido y certero.

- ¿Certero? Pues me está Vd. tocando un poco los coj…, la verdad…

- El que se pica ajos come…

¡Joder, qué brasa! Que se me han quitado las ganas de café y de vivir y de todo… Y todavía cuando salgo, para rematar la faena me dice: A enemigo que huye, puente de plata. Nada, que no hay quien pueda con un refranero. Y es que cuando la gente dice un refrán, se cree que está diciendo una verdad indiscutible.

Siempre se ha dicho que los refranes son anónimos, pero yo creo que no es difícil saber quién los ha hecho, es más, estoy convencido de que están hechos por una sola persona. Un hombre, para más señas. Y analizándolos, hasta podría hacerles un retrato robot del individuo.

Para empezar, estaba como una cabra. Porque algunos refranes no tienen ningún sentido. Explíqueme éste: Cabeza gorda, ojos hermosos ¿Cómo que cabeza gorda ojos hermosos? Eso es mentira. No hay más que ver a Rajoy.

¿Y éste? Va uno y dice… Al revés te lo digo para que me entiendas… Pero bueno ¿Tú eres gilipollas? Dímelo al derecho y te entenderé. El inventor de los refranes o era tonto o tenía más morro que un oso hormiguero.

Se inventaba un refrán, pero siempre tenía otro preparado por si le pillaban: *¿Qué se quería ir a hacer footing? A quién madruga Dios le ayuda…

*¿Qué se le pasaba la manía del footing? No por mucho madrugar amanece más temprano…

*¿Qué le daba por acostarse pronto? A las diez, en la cama estés…

*¿Qué se le pasaba la manía de acostarse pronto? Quien mucho duerme, poco vive… Y arreglado. En fin, que a mí me descoloca.

Con el amor también se contradice: Contigo pan y cebolla. Pero luego tiene otro refrán: Tanto tienes, tanto vales, que esto me lo creo más. Porque, tú vas con unas “stock options”  a una discoteca y ligas con la que te dé la gana… Ahora, ¡Vete tú con una barra de pan y una cebolla y verás lo que te comes…! Como no te comas la cebolla…

Eso sí, luego era delicado, no te creas que le gustaba cualquiera… A la mujer, le pedía unas condiciones imposibles: Teta que la mano no cubre, no es teta, que es ubre y Teta que baila en la mano, no es teta que es grano.

Vamos, que tenían que tener las tetas homologadas… Como un casco de moto. El tío tenía muy claro lo que le interesaba de las mujeres: A las mujeres y al papel, hasta el culo le has de ver… Que no me parece a mí, una forma de presentarse… Buenos días, ¿Me enseña usted el culo?…

Y no acaba ahí la cosa. ¿En qué otra zona se fijaba?… Tira más pelo de coño que maroma de barco… . ¡Hala! ¡Este tío era un enfermo!.

Otro dato que conocemos del inventor de los refranes, es que no debía tener muy buen concepto de Dios, porque lo pone de vuelta y media: Dios da legañas al que no tiene ojos, Dios da mocos al que no tiene pañuelos. Vamos, que Dios no da ni una. Ya podría hacer un cursillo antes de ponerse a repartir a tontas y a locas. Pero éste es el peor: Dios da nueces a quien no tiene muelas ¡Hombre, eso ya es mala leche!.

Y para demostrarles que los refranes no tienen ni pies ni cabeza, unos que he encontrado en el refranero y que me han dejado totalmente alucinado: *Chocolate y agua fría cagalera a medio día ¡Ole!

*A una mujer bigotuda, desde lejos se saluda ¡Venga! …

Y mi favorito:

*Al que no está hecho a bragas, las costuras le hacen llagas ¡Toma ya!.

Después de lo visto, está claro que el tío era un impresentable y que la mayoría de los refranes los hacía sólo porque rimaban…

*En agosto frío al rostro… Claro, como rima, pues ya está… Así cualquiera hace un refrán…

Yo mismo:

*En enero, aquí te espero, En octubre… pon la lumbre y En mayo… cuídate el callo ¡Mira como Julio no tiene refrán…! ¡A ver quién le busca una rima a Julio!. Te dejo que lo pienses.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com