Pensamientos al final del día

Por Olaf Arroyo
Enviado el 10/06/2014, clasificado en Reflexiones
509 visitas

Marcar como favorito

Camino,

entre calles curveadas y sucias

cuando el sol desaparece y su luz se refleja en el rostro de un mendigo.

El viejo anhela días de antaño y teme por el joven,

mientras el joven no se preocupa por nada,

porque lo importante es el estatus, incluso si debe pagarlo con sangre.

El demonio camina por los callejones polvorientos

en noches llenas de sirenas,

cuando el hombre gasta el dinero en mujeres y alcohol,

y sus hijos esperan migajas, y la madre llora.

Incluso en el puerto de los bellos vientos,

las lágrimas generan torrentes más fuertes que un mar embravecido,

pero todo cae a oídos sordos y apariencias que deben mantenerse,

porque el turista paga por monos en zarape y sombreros.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com