¿QUÉ HAGO?

Por Notsoeasy
Enviado el 17/06/2014, clasificado en Varios / otros
457 visitas

Marcar como favorito

Nunca avisa: siempre se presenta sin llamar, como el huracán que envía emisarias lánguidas brisas antes de embestir. Creo que ni siquiera anunciándose estaría cómodo en su presencia. Pero es así, como una visita embarazosa, se planta ante mí sin que pueda hacer nada. No la llamo, no la reclamo, no pienso en ella, pero no sé cómo, llega hasta mí en el momento justo, ese que ella siempre elige.
Siento miedo ante su presencia, mis manos  tiemblan incontroladas cuando la encaro. Es una llama descontrolada, vista desde demasiado cerca, provocando a todos y a todo. Y duele y agota, es como bracear a contracorriente. Contra la misma que parece impulsarla hacía mí.
Me gustaría controlar su acceso a mi vida, la cual desborda, quebranta y simplemente quiere intervenir. Explicarle que el efecto que crea en mi vida es insano, como un dañino demonio sobre mi hombro que querría apartar de un manotazo. Mirar sus ojos y decirle que no me hace falta, que no me hace bien, que debe comprender que su impronta es perjudicial para mí. Su decidida presión, a la que mi cuerpo teme ya de una forma inhumana.
Algunas veces creo intuir cuándo se presentará. Pero es sólo una ilusión mía, un espejismo remoto y reverberante. Estoy indefenso, sólo trae tristeza, irrumpiendo en mi vida sin ningún sentimiento. Amarga sensación de impotencia que recrea una presencia que no comparto. No trae amor. Sólo quiere dominar vigilante y persistente.
La he gritado que no vuelva, que no la quiero, que en mi vida nada aporta. Ella no escucha, y en ocasiones siento que se ríe de mí, burlona, esquiva, y sin ningún miramiento sigue queriendo controlar mis sentimientos. Intento apartarla, aislarla, desecharla, pero es en vano. Sólo deja un espacio de tiempo y vuelve a la carga. Mis amigos dicen que soy yo el que no quiere dejarla, ¿cómo les explico que lo he intentado todo para que se esfume de mi vida?, que no hay razones que la hagan cambiar en su empeño. Que es la personificación de la insistencia.
Yo mismo me he dado un tiempo, alejándome de todo lo que me interesa. Yo mismo, aún a riesgo de perder lo que más quiero. Necesitado de distraer su persecución. Y cuando creo haberlo conseguido se presenta, como siempre, en el peor de los momentos.
Logrará que pierda a todos mis amigos, a lo que más deseo en este mundo, a ella, a mi amiga. Pero cómo explicarles que yo no la quiero en mi vida. Que surge sin avisar, en cualquier lugar. Que no soy yo quien la incita, que llega sola, que me es imposible controlar cuando se presentará mi RABIA.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com