Sexo con una embarazada

Por miosoy
Enviado el 04/07/2014, clasificado en Adultos / eróticos
48083 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Pasó hace treinta años y recuerdo esta historia como quedó en mi mente grabada, y aun hoy, siento debilidad por las embarazadas. Javier 1.85 de complexión fuerte aunque estoy delgado de trabajar y entrenar tanto al fútbol, llevo 2 años de cerrajero y realizo trabajos sencillos para una empresa en la cual confían en mí a pesar de mi corta edad y me envían hacer trabajos a casas particulares, esta vez era reforzar unos tendederos en un edificio.

Por lo que había que sacar la ropa que estaba tendida, me dirigí al conserje de la finca que era una persona joven recién casado, su esposa estaba embarazada se le notaba una barriga incipiente, hace treinta años recuerdo que se llevaban las minifaldas y ella a pesar de su estado llevaba una a medio muslo, era una morena baja agraciada con unos enormes pechos y un culo bastante puesto, sus ojos tostados y labios gordezuelos la hacían apetecible, subió conmigo al tercero a sacar la ropa, ya en el ascensor solo por estar cerca ya se me paro, yo llevaba un mono azul un poco justo y se me notaba el bulto, aunque echaba el culo atrás para disimular.

Una vez en el interior del piso al no haber nadie, ella se encargo de abrir la puerta, abrió la ventana e inclinándose, asomaba medio cuerpo por la ventana para recoger la ropa, dejando al descubierto un hermoso culo con una braga blanca, en la cual se notaba el bulto de sus labios vaginales, y cada vez que ella sacaba el cuerpo, me inclinaba para admirar bien su trasero, creo que se dio cuenta, o no, pero cada vez tardaba mas recogiendo entre pieza y pieza de ropa, se le notaba una mancha húmeda a través de su braga, en una de esas me comento, oye sujétame fuerte por las caderas, para estar mas tranquila y no irme hacia adelante.

Yo casi muero, mis manos temblaban, mi pecho parecía salirse de mi buzo, no obstante la sujete con fuerza de la cadera, con mis manos abarcaba todo su trasero ya que el trabajo, hacia que mis manos fueran fuertes y grandes, a continuación volviéndose me dijo que me apretara a ella, para mas seguridad, yo me apoye sobre su culo y mi bulto se aplasto entre sus muslos, ella con un estremecimiento se removió para sentirlo en plenitud, y sacando una pieza de ropa dijo, solo queda una sujeta bien que la retiro, le coloque mi paquete tal como ella se lo había acomodado anteriormente, notando su vulva casi me corro, ella saco la ropa y dejándola en el cesto se me acerco y dándome un tierno beso en la boca, al ver mi inexperiencia me dijo, tranquilo te va a gustar lo que te haga.

Bajando la cremallera del buzo hasta la ingle, metió su pequeña mano y abriendo mi interior saco el miembro con un respingo de admiración dijo, que hermosa y gorda, agachándose se la llevo a la boca dándome una mamada impresionante, nunca me la habían hecho así, solo cosas de críos allí en el barrio, yo poseído por una febril erección me vine en su boca y ella me lamió toda hasta la ultima gota, estaba muy excitada y entregada, bajándose su interior se apoyo en un sillón y dándome la espalda, me pidió que la penetrara con suavidad debido al tamaño, gracias a la humedad de su vagina totalmente mojada, le puse la cabeza en su entrada, y ella con su mano la emboco y con una suave presión se la metió con un suave gemido.

Ella había comentado, que llevaba varios meses sin tener relaciones sexuales, ya que su esposo no quería debido a su estado. Una vez con mi amigo dentro, cuando se acomodo bien en su hueco, comencé a empujar como si la vida me fuera en ello, mi movimiento rítmico y pertinaz, la llevo a un orgasmo que la dejo medio ahogada de los jadeos, con su respiración cortada me pidió no pares, no la saques dijo, no, no la saco conteste, mientras me convulsionaba con otra corrida, ella al notar como me sacudía la descarga en ese instante, le volvieron a provocar su segunda venida, mas larga he intensa que la primera, poco a poco se recupero se compuso, y con una toalla de la colada se limpio, se arreglo, para marchar diciéndome con una sonrisa, cuando acabes avisa que subiré yo ha cerrar...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com