EL SAPENCO Y LA EÑE

Por MAD
Enviado el 02/07/2014, clasificado en Fantasía
392 visitas

Marcar como favorito

El sapenco tenia vértigo cuando se encaramaba
por el musgo de la tapia.
Desde ella miraba como el musulmán oraba mirando
hacia la Meca.
El sapenco sube todos los días para tomar el sol y comer
sin prisas, desde  el seto.
Todos los días a la misma hora el musulmán reza, y el
sapenco aprovecha para tomar el sol sin ser visto.
Pero cuando come suena igual que cuando pronuncia la eñe.
 El musulmán lo descubrió y lo metió en el puchero.
Ese día en casa del musulmán se degustará  comida de gran arraigo
popular, sapenco con guindilla verde.
Desde la tapia miles de sapencos contemplan la escena.
Gracias a la eñe, los caracoles Españoles, no volverán a comer
en la tapia del musulmán, y podrán salvar   sus vidas.



Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com