El alunizaje (1a parte de 2)

Por cclecha
Enviado el 10/07/2014, clasificado en Humor
438 visitas

Marcar como favorito

En el bar “ Glamour” del Raval, el ambiente no difería mucho del de los otros días. Tres grupos de pakistaníes en las mesas, dos subsaharianos en la barra y tres o cuatro del país entre los que se encontraban “El chatarrero” y el “GPS”.

    En TV5 estaban dando las noticias de la noche. Una noticia sobre un atraco usando el método del alunizaje, hizo cambiar la expresión del chatarrero.

-        - Te has fijado – le dijo señalando la TV a su colega.- Hay tíos que no se arrugan por nada, en cambio nosotros, todo son indecisiones… no me extraña que estemos donde estamos.

El GPS- delgado como el palo de una escoba y con un penacho de pelo despeinado al igual,-  asintió con la cabeza y continuó atento a TV5.

“El atraco se consumó en apenas dos minutos después del impacto del coche en el escaparate. Según testigos presenciales los atracadores usaron el mismo automóvil que estrellaron en el escaparate de la joyería, para darse velozmente a la fuga.” Explicaba con cara de circunstancias una presentadora muy mona de la tele

-       -Ya basta de pequeños trapicheos. Vamos a ir a por algo grande. Se ha acabado el arrastrarse  por el “Glamour” y relacionarnos con estos muertos de hambre. Con un solo golpe se acabarán  las estrecheces.- Los pequeños ojos negros del chatarrero proyectaban una seguridad que nunca antes el “GPS” había detectado en su compañero

-           -  ¿Tienes algún plan?-Preguntó

-         - ¿Plan? … Si supieras… Hemos de mirar alto… ¿Me entiendes? Mira, se han acabado los robos de radiocasetes de coche, los tirones de bolsos de viejas… nos vamos al Paseo de Gracia.

-          -  ¿Al Paseo de Gracia?

-        - Si capullo… allí esta lo mejor de Barcelona… las mejores joyerías… es fácil, muy fácil, robamos un coche cualquiera de carrocería fuerte, nos presentamos a las tres o cuatro de la madrugada, lo empotramos y nos llevamos todo lo que podamos en un par de minutos y listo…

-          - ¿Lo has pensado bien? Pregunto el “GPS “ con voz entrecortada e insegura

-          - ¿Pensado bien? ¿Qué te crees que soy un intelectual? Yo soy un hombre de acción, ¿Qué es lo que hay que pensar? Tenemos que hacerlo y ya está. –Volvió a hablar con una seguridad enorme el chatarras- Mira- continuó hablando y colocando un brazo encima del hombro de su colega a fin de tranquilizarlo- todo saldrá bien… tu sabes que casi toda la policía, por la noche, está aquí en el Raval y en el casco antiguo. No tienen efectivos para estar en todas partes.

-          -  Y si el coche queda inutilizado después de empotrarlo? – Preguntó con cara de pánico el GPS

-       -  Pero mira que eres ingenuo.- Le dio unos golpecitos con la mano que todavía descansaba en los enclenques hombros del GPS, mientras asentía dulcemente con la cabeza y se colaba con su segura mirada dentro del alma de su compañero.  – Como ya habrás adivinado, previamente dejaremos aparcado otro coche por las inmediaciones, para poder huir a todo gas.

En TV5 pasaron a otras noticias y el azar quiso que la tv mostrara las imágenes de creciente pobreza que se había instalado en la ciudad a consecuencia de la crisis económica. Grupos de personas, aparecían delante de los containers de basura.

-          - Te das cuenta. ¡Pobres diablos! – Exclamó el chatarrero – ¿que quieres ser uno más de ellos? ¿Sabes por qué están en esta situación?

El GPS parecía más espeso de lo normal, no atinó a saber que responder a la pregunta de su amigo.

-        -Está bien, está bien… - volvió a propinar unos suaves y apaciguadores toques con su mano en los hombros del GPS. – La respuesta es muy sencilla, ¡! Porqué no tienen cojones!!  ¡Te enteras! ¡No tienen lo que hay que tener!

 - A estas alturas de la disertación el GPS ya estaba en manos de su colega… haría lo que el otro le pidiera. Así lo apercibió también el chatarrero y que sin más preámbulos le soltó

-       -Mira yo soy un firme creyente de  las intuiciones… y tengo la intuición que mañana mismo tenemos que dar el golpe.  Por la mañana nos agenciamos con un par de coches, al final de la tarde aparcamos uno cerca de la joyería y por la noche empotramos el otro en el escaparate…

A la mañana siguiente la habilidad del “GPS” para abrir coches fue fundamental para que en un periquete el “Chatarrero” tuviera a su disposición los dos vehículos que había solicitado.  A continuación siguieron el guión al pie de la letra, por la tarde a última hora estuvieron esperando pacientemente a que alguno de los vehículos aparcados en la zona azul del lateral del Paseo de Gracia dejara la plaza libre, aparcando velozmente el coche robado lo mejor  que pudieron para no levantar sospechas. Luego, ya por la noche, hacia las tres de la madrugada, se dirigieron hacia la joyería…

-       - Espero que no te moleste que conduzca yo – dijo el “Chatarrero a su amigo- Tu seguramente lo harías mejor que yo… pero creo que esta vez yo puedo aportar un plus de serenidad que sin duda la situación requiere- -El “GPS” asintió con la cabeza- se le veía aterrado y no articulaba palabra de puro miedo.

Al cabo de poco llegaron a las inmediaciones de la joyería y estacionaron momentáneamente en la esquina para comprobar la situación. Justo en el edificio contiguo, en los bajos de una entidad bancaria, en el interior de una cajero automático, un par de indigentes dormían envueltos en unos cartones mugrientos… y fuera, ya en la calzada, en los bancos de sentarse las personas, otro, también intentaba conciliar el sueño rodeado de botellas baratas de vino.

 -Hay gente…-murmuró el “GPS”.

 - ¿Gente dices? Esta gente, como tú dices, es lo que me refuerza en mi determinación a dar este golpe. ¡Míralos! Ellos se han dejado vencer, se han doblegado a sus lamentaciones y victimismo.

 

(continuará)


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com