De vuelta a la acción

Por AveDelParaiso
Enviado el 02/08/2014, clasificado en Adultos / eróticos
16051 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Han pasado muchos meses en las que solo he trabajado y de ahí derecho a casa, es raro para un soltero como yo, dueño de su propio y lucrativo negocio el comportarme como monje al menos por tanto tiempo, al grado de ni siquiera tocarme por tener que sacar adelante un proyecto agotador

Al fin, llegó la finalización del proyecto, coincide que estoy en Caracas y tengo días de sobra en los que mi agenda no tenía contemplado el esparcimiento, apenas si faltan 2 días para el carnaval de Río, toda mi vida he tenido la inquietud de estar ahí, aunque no hablo ni un céntimo de portugués, decidí escaparme, total, ¡sólo se vive una vez!

Tenía idea de lo que podía encontrarme, había visto ya mucha publicidad y por lo tanto no me extrañó que desde la llegada al aeropuerto me llamara la atención tantas y tan exuberantes mujeres, no me lo tomen a mal el resto, pero aun si me consideraba alto con mis 1.85 mts de estatura sinceramente me sentía pequeño al lado de tan portentosas mujeres que al parecer les pusieron polvo de hornear en vez de talco en sus posaderas, Dios de mi vida!

El primer día lo primero que quise conocer fue al Cristo de corcovado, una verdadera obra de arte, le agradecí tan buenos y grandes proyectos realizados, me hinco en señal de respeto y agradecimiento, apenas doy la vuelta y encuentro otra obra de arte, una verdadera Diosa amazónica que me hizo sentir un saludable y placentero aumento de palpitaciones al grado de ruborizarme, aun siendo moreno supongo que se me notó, no podía dejar de verla y mas fue la sorpresa que parece darse cuenta de mi asombro y me sonríe mientras se acercaba, me quedé hecho una estatua y apenas la tuve enfrente sólo atiné a decir:

- DIOS MÍO!!
- VEO QUE NO ERES DE AQUI, DE DÓNDE ERES?

No podía reponerme de la sorpresa, pero haciendo acopio de aplomo y agradeciendo que hablaba español, un poco mas dueño de la situación y después de un leve respiro dije:

- MIL DISCULPAS, NO ESTOY ACOSTUMBRADO A TAN DESLUMBRANTE BELLEZA! YO SOY DE MÉXICO

- UN MEXICANO! ME PARECE BIEN!

Después de eso, nos fuimos a tomar algo, charlamos cerca de 2 horas y para mi sorpresa me dijo:

- BUENO, ENTONCES CUANDO ME INVITARÁS A TU HABITACIÓN?

- AH CARAY!... PUES AHORA MISMO!

No se diga más, no sé si hice algo agradable ante los ojos del redentor, total que todo ese tiempo en el que me encerré por largo rato me pareció un suspiro con tal de haber conocido a tan impresionante mujer, fácilmente mas alta que yo, un poco menos morena que yo, cabello largo y negro, ojos cafés, un rostro muy agradable, y para que negarlo, unas tetas que mis manos no alcanzaban a abarcar, una breve cintura coronada con las caderas anchas como me gustan y un trasero que literalmente eran 2 pelotas de fútbol

El camino al hotel se me hizo largo, la caminata al taxi, los besos que nos dimos dando un adelanto del ferviente y mas antiguo y bello ritual de la humanidad, apenas si disimulamos un poco al entrar al hotel y apenas cerramos la puerta dimos rienda suelta a las caricias mas candentes que poco a poco y de modo natural nos desvestimos mutuamente, como me encanta eso, al estar ambos desnudos nos abrazamos y nos dimos el beso mas largo que recuerdo

- VAYA QUE TE ENCANTA BESAR!

- ES DE MIS MEJORES CUALIDADES, BELLA DAMA, PERO APENAS EMPIEZO!

- NO, APENAS EMPIEZO YO, AHORA VERÁS!

Entonces ella con una agilidad tremenda dio un leve salto y me atenazó con ese portentoso par de piernas haciéndome la más deliciosa de las pinzas, quedamos cara a cara y no podía mas que seguirla acariciando, sintiendo como se humedecía su conchita sobre mi, me sentía en el cielo, la cargué un poco y la deposité suavemente sobre la cama, abrí con cuidado sus piernas y le hice una verdadera faena de sexo oral hasta que ella se corrió como 2 veces y no paré hasta que la hice gritar BASTA!, entonces tomó mi polla con ferocidad y me dio tal felación que sentía desmayarme de placer, no tenía idea que me podría devorar de tal manera, ya que me hizo tocar las estrellas también tuve que gritarle BASTA!, así que nos preparamos para el acto final

- VEO QUE ERES CONOCEDOR! HAZME ALGO QUE NUNCA LE HAYAS HECHO A OTRA!

- MMMM!... TENGO MESES PENSANDO ALGO ASI, TE ENCANTARÁ, LE LLAMO 'SILLA ELÉCTRICA'

- SUENA INTERESANTE... HAGÁMOSLO!

Enseguida la puse con las rodillas cerca del borde de la cama poniendo su conchita en alto, penetré por detrás su húmeda cavidad del amor y al estar totalmente dentro de ella, le pedí que hiciera sus codos hacia atrás, con un brazo le tomé por delante de ambas coyunturas del codo, amacizándola fuerte para que no tocara la cama y asi sus tetas quedaban al aire, con mi mano libre las tomaba, entonces empecé a bombear y a medida que aumentaba poco a poco la velocidad entendió porque le llamaba así, era un ejercicio de equilibrio y de fuertes descargas de mi parte, cada bombeada le daba fuertes embates, por lo que sentía como si millones de voltios recorrieran su cuerpo, era algo fascinante, pues sus tetas también reaccionaban a mis caricias, era algo enloquecedor, sin una justa y posible descripción a tales sensaciones, tanto mías como de ella

- ME ESTÁS LLEGANDO A LO MAS HONDO! ME TOCAS EL ALMA!

- UUFFF!!... ESTO ES DEMENCIAL!! MAS DUROO, DUROOOOOO!!

De vez en cuando me detenía por un breve intermedio para no correrme enseguida pues era mucho lo que me hacía gozar, otras veces ella me lo pedía porque su conchita ardía, alargamos mucho el placer hasta que finalmente, cuando le daba lo mas y mas duro no me pude contener y nos corrimos juntos en una avalancha de placer, fue glorioso, espectacular, no pude sostenerla y prácticamente la dejé caer al soltarla, ella no podía siquiera dejar de tener los codos atrás, yo apenas atiné a desplomarme a un lado de ella, totalmente y placenteramente exhausto, ni pude poner las manos por delante, me pareció que extasiamos aún cuando el sol se ocultaba, parecía que no quería irse hasta vernos culminar y ya era noche cuando despertamos

A la mañana siguiente era la noche del carnaval, nos unimos a la fiesta y esa noche repetimos una y mil locuras mas, fue un fin de semana maravilloso que en mi vida podría olvidar

Me acompañó en el viaje al aeropuerto y le dije:

- ESPERO VOLVER EL AÑO ENTRANTE, EL MISMO DIA PREVIO AL CARNAVAL

- ESTARÉ EN EL MISMO LUGAR ESPERANDO VERTE, BUEN VIAJE!

FIN?... ya veremos!


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com