Guión FASTIDIANDO A LA SECRETARIA (Parte 6)

Por Ignacio_IFC
Enviado el 29/07/2014, clasificado en Varios / otros
508 visitas

Marcar como favorito

ACTO 6: EL FRANCÉS

Miércoles al mediodía. La “mesa del mal” se encontraba maquinando su siguiente plan entre ganchitos y bollería industrial y, por supuesto, acompañados por unos cafés de oficina. En ese momento Pop decía:
POLP: Parece que hemos vuelto al “plan antiguo” con lo del pañal. Necesitamos innovar de nuevo y, por eso, Iván, necesitamos tus ideas ya que anteriormente nos has llevado al éxito.
IVAN: Yo propongo hacer una putadilla del “ejtilo” “chico de compañía” pero, claro, que no nos cueste dinero. Y conozco al hombre indicado: Un francés llamado Thierry Martel, el cual es un escultor francés con una vida de fornicación muy intensa. Propongo ir esta tarde a verle y le exponemos el plan a ver qué le parece.
Son las 18:30 y los chicos se encuentran en el estudio de Thierry Martel. Este es un joven de 29 años, con melena lacia castaña, labios carnosos, ojos verdes, cuerpo atlético, camisetas y pantalones ajustados y un fular azul sobre el cuello. Su estudio está repleto de esculturas de Heros, enamorados besándose, mujeres y hombres poniendo morritos entre otras. Iván le decía:
IVAN: Pues sí, Thierry. Hemos oído hablar de tu promiscuidad y por eso necesitamos que cortejes a Brígida y hagas lo que te hemos dicho.
THIERRY: “Bgigída” Ese “nombge” suena a “señoga” “mayog”. Bueno, he tenido devaneos “amogosos” de todo tipo “pego” lo que me contáis es todo un “gueto”. Vale, lo “hagé”. “Pego” a cambio de una cosa.
AGUIRRE: ¡Hala, todo el día pagando! ¿Cuánto hay que poner?
THIERRY: No, no “dinego” no. “Quiego” que “vuestga” “empgesa” me “patgocine” mi “pgoxima” exposición.
IVÁN: No te preocupes, men. Hablaremos con el jefe a ver que nos dice. Recuerda: El plan se llevará a cabo este viernes a la salida del trabajo. Y, ya sabes, despliega todo tu encanto. Nosotros aguardaremos en el punto de reunión, al cual llevarás a Brígida.
Llega el viernes a las 16:00h. Brígida sale de la oficina y se dispone a irse a casa cuando sufre un choque con Thierry. Este la ayuda a levantarse y dice:
THIERRY: Oooh, cuanto lo siento “madmoiselle”. “Pegdoneme”, la hice daño.
BRIGIDA: No, no se preocupe-Es entonces cuando Brígida se da cuenta de lo bello que es Thierry-
THIERRY: “Pegmítame” que la invite a “megendag”. Podemos “amenizag” la velada hablando de temas “integesantes” como la “enegía” y “Afgica”, el lugar donde empezó la vida. “Afgica”, mi casa. Solo estoy aquí de paso.
BRIGIDA: (ensimismada) Para mí será un placer. Soy Brígida. ¿Y tú cómo te llamas?
Thierry: Soy “Thiegí” “Magtel”. Soy “fgancés” y estoy, como ya te he dicho, de paso. Soy “viajego”.
Thierry y Brígida suben en la moto del francés y recorren la ciudad hasta llegar al restaurante y mesón LA VILLA DE CASTILLA, famoso por sus sablazos en el vino y los menús. Thierry y Brígida toman asiento y piden una botella de vino y un menú de los más caros. Thierry seguía cortejando a Brígida:
THIERRY: Veo que tu “tgabajo” es muy “integesante” “mon cheri”. “Gealmente” tienes unos ojos “pgecíosos”, “eges” un ángel. No sé si es el vino o qué “pego” siento una “enegía” vivicante fluir dentro de mí y en el ambiente.
BRIGIDA: Yo también la siento fluir, Thierry. Hacía tiempo que no me sentía también con otra persona. Todo es tan casual y bello a la vez.
En una mesa cercana, se encontraban Iván, Canesa y Caín con unas gorras sobre sus cabezas y gafas de sol. Por gestos le decían a Thierry que se diera vida pero fue la propia Brígida quien dio el paso:
BRÍGIDA: Thierry, te voy a ser sincera. Yo no me acuesto con el primero que pasa pero tú eres un bombón tan rico que me apetece degustarte de un modo más intimo y agradable. Me gusta que me hagan de todo, si nos vamos voy a ser tuya para todo lo que quieras. Y me gusta disfrutar… Thierry… hazme una putada.
THIERRY: ¿De “vegdad”?
BRIGIDA: Sí.
Thierry se levanta a toda pastilla, se sube en la moto y arranca a toda pastilla, dejando a Brígida sola y tirada en la mesa. Es entonces cuando el camarero trae la cuenta y dice:
CAMARERO: Señora, su cuenta. Son 820 euros. 420 del vino, 200 de los platos y el IVA.
BRIGIDA: Debe de haber un error
CAMARERO: Oh, no, señora no lo hay. Y que sepa que si no paga, llamaremos a la policía. ¿Va a pagar en efectivo o con tarjeta?
El lunes siguiente, en la oficina, “la mesa del mal” se reía al ver el vídeo que habían grabado con el móvil Iván, Caín y Canesa de la velada entre Thierry y Brígida.
IVAN: Fue un momentazo lo de la moto. Ha sido de las mejores que hemos hecho.
CANESA: Y lo que nos ha costado convencer al jefe para que financie la expo de este tío. Pero bueno, lo hemos conseguido.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com