Bailarina de ballet (lésbico)

Por Homosensual
Enviado el 15/08/2014, clasificado en Adultos / eróticos
33087 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Durante los ensayos note que Angie me observaba mucho, cuando nuestras miradas se encontraban yo solo agachaba la cabeza, y sentía su mirada acosante, por mi mente pasó el estar con alguien de mi mismo sexo, pronto sacudí la cabeza y me dije a mi misma, "sólo me ve por admiración, eso no va a pasar". Transcurrió una semana, por fin hoy es el día de la presentación, aunque estaba nerviosa, el espectáculo estuvo perfecto, en cuanto término fui a cambiarme a mi camerino, mientras me quitaba el peinado, y sacudía mi cabello, la luz se apagó de pronto, me quede quieta, no escuchaba nada más, pero no podía ver absolutamente nada, y cuando menos lo esperaba, alguien me estaba dando un beso realmente apasionado, sus labios con sabor a cereza, su perfume de vainilla invadía la habitación, si, era Angélica, yo no me opuse para nada, sentía como tomaba mi cintura, y me acercaba a ella, embarrándome a su cuerpo con lujuria, sentía como sus pechos aplastaban los míos, y como sus manos pasaba a mis nalgas estrujándolas, paro por un momento y acerco su boca a mi oído diciendo "moría por hacerte mía", en un tono acelerado y deseoso, después Me sentó en la silla de mi camerino, con los listones de mis zapatillas de ballet amarraba mis pies, a las patas de la silla, quedando yo, con las piernas abiertas, sin poder moverlas, ella se sentó sobre de mi, yo no me resistí a tocarla, sentirla, besarla, ella lamía mi cuello, sus manos comenzaban a bajar, yo ya húmeda anhelaba que me tocara, de repente ella se bajó de mi, yo solo escuchaba mi corazón a mil, quito el listón de su cabello y lo uso para amarrar mis manos hacia atrás, sentí como efusivamente me arranco mis mayas, acariciaba mis piernas, y besaba mi entrepierna, cuando menos lo espere sentí su lengua húmeda lamiendo mis labios vaginales, me llenaba de placer, nunca pensé sentir esto con una mujer, su lengua era traviesa, no dejaba de moverse y cada segundo el ritmo y el placer aumentaba, sus labios mamaban mi clítoris una y otra vez, UNA Y OTRA VEZ! su lengua entraba y salía de mi, era tan excitante que me hacia gemir y gritar "aaahhhh, no pares! Sigue ahhhh! siiii" solo podía escuchar mi respiración orgasmeada y mi corazón que parecía se iba a salir de mi, ella solo decía "mmmmm! eres tan rica mami, eres deliciosa"

Me corrí tanto que sentía como mis fluidos recorrían mis piernas, pero ella lamía cada gota que se le escapará, mis piernas temblaban e intentaban cerrarse pero no podía, mi piel estaba como de gallina, y mis pezones estaban duros, ella introdujo sus dedos en mi sexo mojado, sentía mis espasmos, y estrujaba mis senos, yo me hundí en un orgasmo que no pude callar, "ahh!aahhhhhh! aaaaaaaahhhhhhhhh!" era lo único que podía decir, sentía sus dedos acariciándome por dentro, los saco, siguió jugando con mi clítoris y se levantó embarrandose en mi, me dio un último beso, mordiendo con satisfacción mis labios, se acercó a mi oído y me dijo en tono de secreto "esto apenas comienza" quito el listón de mis manos, escuche como se alejó, prendió la luz y azoto la puerta, yo me quede ahí sentada, otros 5 minutos, con los ojos entreabiertos, y una gran sonrisa en mi rostro, en lo que mi corazón se estabilizara, en cuanto me incorpore, me fui a casa deseando pronto tener otro encuentro...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com