Un cuento para lara PARTE 1

Por marisolg
Enviado el 23/08/2014, clasificado en Cuentos
442 visitas

Marcar como favorito

El día que comenzó todo, las estrellas brillaban en colores, verdes amarillas, rojas… yo estaba en mi bosque de los sueños, echada sobre la hierba, viendo  un arco iris de estrellas, era primavera y comenzaban a florecer las margaritas, sentí detrás de mí, unos pasos, cuando abrí los ojos, ella estaba junto a mí, era una niña preciosa, con una sonrisa, me levante corriendo pero vio mis alas y me pregunto, eres un hada, le dije si soy el hada de los sueños, y tú, ella me respondió, yo, no soy un hada, lo sé no tienes alas como yo, pero sé que te llamas Lara, y tengo 7 años, me pregunto entonces es verdad que las hadas existen y le dije claro ,me sonrió y me dijo eres muy guapa, me encanta tu vestido, pues las hadas hacemos magia, si quieres cierras los ojos y cuando los abras veras que sorpresa, cerro sus ojitos, y muy impaciente me dijo, ya los puedo abrir, espera solo dos segundos, ahora ya los puedes abrir, abrió sus ojitos y se miró, que bonito es un vestido de princesa, claro, querías eso, se quedó pensando unos instantes, y me pregunto, tu eres el hada de cenicienta, creo que no, porque no tengo los zapatos de cristal,  sonreí, y le dije soy el hada de Alicia en el país de las maravillas, se quedó de nuevo pensando, pero no recuerdo ningún hada, claro porque yo soy el hada del bosque donde ella estaba, quieres que te enseñe mi bosque, claro me encantara, dime que te gustaría ver, puedo elegir, claro es tu sueño, tu mandas, bueno mientras lo piensas, vamos a ir a la casita de los enanitos de blancanieves , que te parece, vale, ellos estarán allí, seguro que sí, me cogió de la mano y comenzamos a caminar ves aquella casita, a lo lejos, sí que es marrón, claro es la casita de chocolate de hansel y gretel y podemos comer chocolate, claro pero solo un poquito, iremos después.. ala que árbol tan grande, háblale veras, que le digo, lo que tú quieras, como le voy hablar a un árbol jajajaa, los arboles no hablan, pero este sí, prueba, hola señor árbol, hola Lara, sabe mi nombre? claro aquí nos conocemos todos, dando un paseíto con el hada, siii voy a ver la casa de los enanitos y blancanieves, pues dormilón y gruñón acaban de pasar por aquí, me dijeron que iban a cenar, y por el olor que llega, será una cena muy rica, tienes hambre, si un poquito, pero yo no huelo a nada, pero mira mi nariz Lara, la ves, siii es muy grandota, por eso huelo, lo que los demás no huelen, correr daros prisa, si no os quedareis sin cenar, vamos Lara, adiós señor árbol, si quieres te traemos un poquito de la cena, gracias Lara pero yo me alimento de la lluvia, es verdad, eres un árbol, aunque hables, hada que simpático es el señor árbol, claro Lara aquí todo el mundo es muy amable, estamos en tu cuento, esa casita tan pequeña es la de los enanitos, que bonita, a mi mama le encantaría las flores que tienen, pues llámala, puede venir, claro mamaaa  jajajaaj no hace falta que grites tanto, pero como me escuchara, lo hará, hola cielo, mama me has escuchado, claro cariño, casi me dejas sorda, jajajja que guapa estas, te gusta me lo ha regalado el hada de los sueños, es precioso, pareces una princesa, mira mama cuantas flores, si es un jardín precioso, sabes dónde estamos mami, en la casita de los enanitos de blancanieves, me mira el hada vamos llama a la puerta, no llama tú, o mama, debes hacerlo tú, levanto su manita y llamo muy suave, desde dentro se escuchó una voz ronca, adelante, dice que entremos, pues a que esperas, con su pequeña manita abrió la puerta, hola preciosa y con voz entrecortada respondió, hola me llamo, ya lo sabemos, Lara  sii y ella es, también lo sabemos, tu mama y el hada de los sueños, aquí lo sabéis  todo, claro por eso acabamos de poner dos cubiertos más en la mesa, pues ves no lo sabéis todo porque vinimos tres, ya pero el hada cena antes que salgan las estrellas, después tiene que estar atenta, es el hada de los sueños de los niños, me miro con sus grandes ojos y me dijo, ya cenaste, claro, pero me sentare en la mesa con todos, mira mami que cubiertos más pequeños, si cariño, y los platos también lo ves, si es verdad, estuvimos cenando, que rico todo, espera aún queda el postre, ya no puedo más, además ahora visitaremos la casa de hansel y gretel y me encanta el chocolate, verdad hada, claro está aquí al lado, nos estábamos despidiendo de los enanitos, cuando se abrió la puerta, y entro blancanieves, me dejasteis algo de cena, un poco esta noche hemos tenido invitados, lo sé por eso me apresure a venir, porque le tengo un regalo a Lara, sii la beso en la mejilla, y le dio un pequeño regalo, puedo abrirlo mama, claro, ábrelo, gracias blancanieves, abrió el regalo, es una bola de cristal, muévela veras ala cuantas mariposas de colores y suena una música, cuando se lo cuente a mis amigas y porque no las llamas como a mama, puedo?......


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com