Uno en dos

Por Nube
Enviado el 24/08/2014, clasificado en Varios / otros
358 visitas

Marcar como favorito

FIN



No sé si lo que siento es normal o no, no sé si lo que hacen los demás es mejor o no. No sé nada, solo conozco el tacto que siento cuando mis dedos presionan las teclas de este teclado donde tantos lloros derrame. No sé qué saldrá de aquí, quizás lo esté leyendo mucha gente o ninguna, si es así, cierra esto y sigue con tu feliz vida inexistente.

Si existes y estás leyendo esto, sí. Tienes razón. A mi tampoco me gusta el comienzo para la historia de mi vida pero nunca fuí bueno para comenzar nada. Empecemos por el final.


Entre. Cerré la puerta y me senté en la base de aquel asiento. Allí había dormido, llorado, suplicado y reído. Me senté y dejé resbalar mi cuerpo por toda su extensión pensando qué habría cuando terminase ese viaje del lloro a la sonrisa. En cualquier caso tendría que empezar por terminar con el lloro. Cuando me di cuenta había cerrado los ojos y dejado de escuchar el ruido de mi alrededor “¿Porque escuchar siempre la misma canción si puedes componer tú la más bella de las melodias?” me pregunté. Y en ese momento pensé que tenía razón. Quizás nunca la tuve.


Dejé mi cuerpo descansado sabiendo que pronto llegaría el golpe y tendría que salir dejando todo atrás. Y pasó. Sentí un golpe suave, casi imperceptible, y abrí la puerta y salí del coche. Camine dejando a mis padres atrás y abrí la gran puerta que permitía estar en mi sitio. Pero como siempre, tuve que seguir caminando y entrar en casa. Como es normal comí y todo eso que se suele hacer cuando uno actúa. Cuando terminó la función sin público recogí los tomates podridos y los abucheos de la comida y me sumergí en mi habitación. Era normal, supongo, no tenía nada de especial, de hecho no me gustaba demasiado pero era donde menos hipocresía había, y es irónico que lo diga yo, un hipócrita.

Me dejé caer en la cama sin saber si habría cama. La había, lastima. Cerré de nuevo los ojos y pensé en todo lo que había hecho en mi vida más reciente. Mentir y mentir. Lo peor no era eso, sino que cuando quería decir la verdad nadie me escuchaba. Quizás por eso en parte escribo esto: Para poder vivir.



Espera, escucha esta cancion, me encanta...



Podemos seguir aunque no hayas esperado ni escuchado la canción.



Como te decía, cerré los ojos y viaje a mi mundo. Nunca es igual, siempre que me voy cambia y se vuelve diferente cada vez que vuelvo. No podrías entenderlo. Estaba en medio de un bosque. había un lado de agua calma y yo estaba bañandome en el centro, viendo peces de colores y animales amables mirándome y viviendo apaciblemente. Entonces presioné el botón y todo eso se derritió. Mi mundo no era así, tenía todo eso por si alguien miraba dentro de mi.


Sonreí y cuando todo eso calló; cerré los ojos de mis sueños, había que hacerlo así si entendías que era imposible ver en la oscuridad. Abrí mis orejas y al cabo de unos minutos sentí una sensación familiar en mi cuerpo. ¿Que es? ¿quizás sea malo? ¿Que demonio es esta vez?

Sentí presión, una presión que me ahogaba, no quería irme. Abrí los ojos a mi oscuridad y sentí ese frío abrazo. Era perfecto.


Todo me daba igual. Ese momento era perfecto. Una pena que ya hubiese terminado. Se desvaneció ese precioso recuerdo y me dejó volver a ver por una pequeña ventana lo que era sin querer serlo, o quería serlo y no lo era. ¿Quién sabe?


Era horrendo y putrefacto, no me gustaba así que cambié de apariencia. Por todo el oro del mundo, era mi mente. Me hice elegante y elocuente, perfectamente caótico a mi manera, impredecible aunque amaba las rutinas. Ese era yo. Acababa de conocerme.

Pero entonces, si todo termina bien ¿para qué escribirlo?

Nunca supe cómo terminaría cuando empecé a vivir. Pero no todo lo negro tiene que ser malo ni lo blanco bueno.


Es por eso que lo lea alguien o no seguiré escribiendo, porque de algún modo me hace sentir bien. Quiero desahogarme, pero no en ti. Porque ni siquiera sé si hayti.


¿Que puedo hacer? Todo terminó bien, la sensación es agradable. ¿Por qué lloro?


Yo te lo diré, dijiste que empezarías por el final. Ahora termina.


Tienes razón, supongo. Pero soy yo, no veo guiones por ningún sitio. No es un diálogo así que me haré caso y empezaré:






Cariño. Lo único que siempre necesité es cariño. No quiero grandes riquezas ni miles de mujeres pasando por mi mundo. Solo hay sitio para dos. Pero uno sobra.

Acción. Quizás si me olvido del amor y utilizo mi vida para buscar sensaciones nuevas, sentir calor, frío, dolor, placer...

Felicidad. Es lo que busca todo el mundo, porque yo iba a buscar algo diferente, tiene que ser genial estar siempre feliz.


Amor.


Eso es, amor. Es simple, perfecto, y por mucho que digan me niego a creer que tiene un botón en el que presionas y se va. No. Ese botón no existe, nunca existió.En realidad es lo que siempre busqué, aunque lo sabía muy bien.


Si este es el final ¿porque terminar así? Estas buscando acción, felicidad o incluso cariño de estas letras escritas por un psicópata cobarde para serlo. Pobre infeliz. Yo estoy bien en la sombra, no me molestes mirando dentro de mi, vete. Fuera. No me gusta la compañía de extraños, no pretendo agradar a nadie. Pero si no lo hago nunca sabré si el amor que nunca tuve sería alguna de esas personas a las que no traté todo lo bien que se podían tratar.


Si no te vas tú me voy yo. Disfruta de la historia.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com