De hoy no pasaría.

Por Craoms18
Enviado el 03/09/2014, clasificado en Adultos / eróticos
13466 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.


La alarma de mi celular sonó exactamente a las 7:00 AM, y si ese era mi día, por fin estaba cumpliendo 18 años y sentí algo que nunca había sentido en mi vida, es que era un deseo tan grande por experimentar cosas con mi cuerpo, unas ganas que me invadían fuertemente ya antes yo me había masturbado mirando por la ventana mientras se cambiaba mi vecino de al lado, pero moría de ganas por hacer mucho más que eso con él.

Bajé a desayunar aquel lunes y vi ya casi todo empacado para la mudanza, una nota sobre la mesa que decía -Melisa hay te deje sobre la mesa el desayuno- cogí mis cereales en leche y mire por la ventana un carro que salía de casa con dos adultos abordo, eran los padres de mi joven y sexy vecino, no sé qué me paso en ese momento pero fue como si una chispa se encendiera dentro de mí y recorriera todo mi cuerpo tenía que aprovechar este día y lo haría al máximo, comí rápidamente mi cereal y fui al baño a cepillarme. Mientras lo hacía pensaba en que como de igual manera dentro de dos días nos mudaríamos que más daría que cometiera una locura aunque fuera muy grande.

Me puse tan solo un busito delgado encima y suspire, y si, hay estaba yo en tangas y sin bracier, con un esqueleto puesto y por encima mi buzo delgado que no servía de nada, me aventure a salir por la ventana del segundo piso de mi casa y pararme en una rama de un árbol que separaban mi casa de la de los vecinos, llegue como puede hasta su ventana y allí estaba el con su cara de ángel y sin camisa así tan solo descansando profundamente, abrí con cuidado la ventana y entre, espere callada unos minutos a ver si escuchaba algún ruido que me dijera que había alguien pero no fue así, entonces solo estábamos allí él y yo a medio vestir.

Me metí cuidadosamente bajo sus cobijas sin que él se despertara y comencé a acariciar su pecho descubierto y musculoso sin ropa, luego baje la mano hasta llegar a su sexo pero oh sorpresa para mí que no traía puesto nada. Estaba allí durmiendo desnudo sin nadita de ropa, pensé dentro de mi "que rico" así que agarre su sexo suavemente y comencé a frotarlo hacia arriba y hacia abajo dulce y lentamente sin parar, aunque él estaba dormido su sexo se hizo cada vez más grande y duro, pero yo no podía aguantar las ganas de quitar las cobijas y ver eso que tenía entre mis manos, después de unos minutos acariciando su sexo no aguante más y me aventure a quitar sus cobijas, así que me puse en pie y las hale hacia arriba y luego las tire al piso, él ni cuenta se dio, se quedó quieto como si tuviera un lindo sueño yo solo quería que en ese sueño estuviera yo.

Cuando vi su sexo me di cuenta de tal cosa que estaba meneando, pues resulta que era súper grande ni siquiera con mis dos manos lo podía agarrar, suavemente me volví a acostar pero esta vez no lo hice a su altura, sino más bien quería ver de cerca su miembro, cuando ya lo tenía casi que en la cara continúe suavemente tocándolo y acariciándolo, eso cada vez me excitaba mas, no aguante las ganas de saborearlo así que empecé a pasar delicadamente la lengua por su miembro, pensé que era lo más rico que había hecho en toda mi vida y me decidí a introducirlo en mi boca, como era muy grande tuve que abrir bien la boca pero eso fue súper excitante, me comí una y otra vez su cabeza y luego de unas repeticiones me decidí a introducírmelo lo que más pudiera, intente la primera vez pero no lo logre puesto que era inexperta pero a la segunda lo logre, sentí como su sexo me llegaba hasta la garganta pero aun con eso y todo no lograba comérmelo todo.

Pero fue allí cuando me lleve un gran susto, después de sacarlo de mi boca sentí como su brazo se movió y se elevó, mire lentamente hacia arriba y allí estaba el con sus ojos clavados en los míos, yo no había soltado ni un solo segundo su sexo pero pensé que este sería el fin del momento, pero no, el solo sonrió y el brazo que había levantado lo recostó sobre mi cabeza y empezó a acariciarme, pensé, "hace cuánto está despierto? habrá fingido estar dormido todo el tiempo?" no me importó en lo más mínimo las respuestas solo quería estar allí y ya, el tomo mi buso y halo de el para intentar quitármelo, pero yo rápidamente comprendí su intención y me apresure a quitármelo me puse de pie y él me dijo -desnúdate, estoy en desventaja- eso me excitó como nunca, así que rápidamente me quite toda la ropa y me acerqué. Él levantó su mano y la llevó hasta su mi entre pierna, metió uno de sus largos dedos dentro de mí, yo estaba de pie pero apenas metió el dedo sentí desvanecerme, lo repitió varias veces e iba cada vez más rápido, empecé a gemir, cada vez un poco más fuerte. Eso le agradó mucho porque sonrió y me dijo -vamos bien- yo me agaché y comencé a frotar su sexo, y allí estábamos los dos a las 7:30 de la mañana masturbándonos mutuamente, después de unos minutos de estar haciendo eso él me dijo otra vez con su linda y varonil voz -ahorita me chupaste tu a mí, ahora es mi turno- yo lo mire a la cara y sonreí, pensé "será esto real o solo es un sueño" me dijo -que esperas, siéntate en mi cara- muy inexperta yo me subí a la cama e intente algunas maneras de sentarme y estar cómoda, hasta que él me dijo -hagámoslo así- y acomodo mis rodillas un poco más arriba de sus orejas y mi sexo quedo justo al alcance de su boca.

Estábamos tan cerca uno con el otro que podía sentir su respiración en mi vagina, sentí como su lengua empezó a pasar libre y cerca de mí, y yo empecé a gemir como nunca. Luego levantó su cabeza un poco y endureció su lengua hasta que logro tenerla dentro de mí y pensé "ahh esto es lo más rico que he hecho en toda mi vida" el seguía lamiendo mi entre pierna recorriendo suavemente mi clítoris y mis labios mayores e inferiores, fueron unos minutos más así hasta que no aguante más y me viene en su cara, le dije -Gracias-.

Y el me contesto -Y eso que aún no ha empezado lo bueno-


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com