Luna escarlata

Por César Cibeles
Enviado el 25/08/2014, clasificado en Fantasía
493 visitas

Marcar como favorito

La luna vino a visitarla sola aquella noche. Estaba colérica. Su rostro enrojecido, había perturbado su sólita belleza. Ya no era la dulce amiga que llamaba a su ventana con dedos de plata. Marga había comprendido, más pronto que tarde, que la luna estaba allí para cobrar sus favores.

Sin tiempo para calzarse, descendió furtivamente por la ventana. Se asió al canalón que bajaba desde el tejado con no poca gracia, alcanzando el suelo sin lastimarse. La luna la obligó entonces a andar,  a adentrarse en el bosque de Silver Swamp. Nadie entraba jamás allí de noche. Cientos de historias circulaban sobre la maldad que habitaba entre esos árboles. Las historias hablaban de gente que había sido devorada por el bosque. Al otro extremo, Racoon Valley parecía el sitio más lejano del planeta.

Sin embargo, Marga tenía la certeza de que hoy conocería los secretos de Silver Swamp. Seguía avanzando a buen ritmo entre la arboleda. Sentía el dolor de las ramas arañando su cuerpo, de sus tobillos a causa de las torceduras que le provocaba el suelo irregular. No obstante, aquella luna escarlata la  seguía obligando a avanzar, hoy no habría lugar para la indulgencia. 

Entonces apareció el pantano que daba nombre al bosque. Marga se encontraba en la orilla, embelesada por su reflejo. Un aura rojiza la envolvía, contemplaba atónita como una energía destructiva se acumulaba entorno suyo. Tras de si, casi imperceptiblemente, la luna desteñía su ira. Su brillo argentado había vuelto a aparecer. Marga era el recipiente donde volcar todas las aflicciones que habían atormentado a la luna. Necesitaba librarse de todos los crímenes, que auspiciados por la noche, había tenido que contemplar.

Sin embargo, esa era una losa demasiado pesada para cualquier ser humano. Y Marga, como tantos otros, avanzó resuelta para adentrarse en el pantano. Fue un corto caminar, apenas unos pocos pasos. Entonces se hundió sin luchar entre los lodos del pantano, que tras engullir a una nueva inquilina, volvió a reflejar a su querida luna de plata.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com