Bastardo

Por La Oruga Azul
Enviado el 10/12/2012, clasificado en Adultos / eróticos
6638 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Soy un bastardo, un degenerado. Se que a ellas les gusta. Ellas dicen que soy un guarro. Dicen que soy un pervertido. Pero gozan con mis perversiones. No las hago sufrir, si no me lo piden. Las hay que sencillamente no dicen nada y yo juego a adivinar que clase de degeneraciones pueden reventar su cuerpo en estímulos. Me transporto en el éxtasis que empapa nuestros cuerpos. En su mayoría, los actos sexuales que ofrezco marcan una diferencia. Me gusta pensar que por la calidad. Puede que sea por el tamaño. No me queda duda de que es porque las mimo. Aun así, sigo siendo un degenerado. Las veo caminando por la calle y me las imagino tumbadas boca abajo en un colchón esperando sujetándose las nalgas a que las bañe de experiencia, quizás no mucha, pero intensa experiencia.
De la pornografía la mejor lección que puedes sacar es que el sexo es sucio. Escupe, lame, azota, agarra, no sueltes, aprieta, no dudes, les gusta.
No pienses en hacerlo bien o mal, piensa en hacérselo sencillamente. O mejor aun, no pienses, no calcules, hazlo. Enrédate alrededor de su cintura. Dibuja un camino de saliva con tu lengua que viaje desde sus tobillos, o los dedos del pie, hasta dónde ella encuentre el Nirvana, el éxtasis absoluto, la mayor expresión de placer, y cuando llegues ahí, continúa, no pares, sigue, no dejes de brindarle esa oportunidad, la de correrse y viajar a donde tu y yo jamás podremos viajar.
Si llega el momento de ser yo el que culmine, que sea sobre ellas. Me gusta ser un puto bastardo degenerado, porque es la excusa y la oportunidad de hacer cosas poco aceptadas. Me corro en ellas. Les gusta, y cuando se limpian, a veces con las manos para luego saborear, me llaman guarro, pero les gustó. Soy la posibilidad que les da el universo de realizar sus perversiones más deseadas. A mamarla, sé que les gustamos, yo, mis perversiones, mis degeneraciones, el bastardo que me da forma y nuestros penes. A mamarla. Soy un jodido bastardo.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com