El Nómada (Capítulo 2)

Por Alcaraz
Enviado el 28/07/2011, clasificado en Fantasía
1730 visitas

Marcar como favorito


Dere acompañó a esos seres llamados Mandos a una zona del condado de Com en la que
parecían residir. Eran como cuevas en una montaña. Desde fuera parecían ser colmenas.
Iban Mamprim, Mansec, Dere y por último Ted, que era el menos importante de los
tres. Seguían un camino que bordeaba las cuevas. Las puertas de cada cueva eran una
especie de cortinas. No hacía falta más. Los habitantes del condado no se atacaban entre
ellos ni se robaban. Se protegían. A través de las cortinas se podía ver movimiento de
gente y luces de pequeñas hogueras que alumbraban las viviendas.
Finalmente llegaron a lo alto de la montaña donde parecía estar la residencia de los tres
Mandos que acompañaban a Dere. La cueva que allí había parecía ser más grande que
las demás que Dere había visto. Antes de que entraran en la cueva salió de ella el que
supuestamente era el hermano de Dere.
HIZ- ¿Qué tal hermano? –
Hiz dio a Dere un fuerte abrazo
HIZ- Pensaba que nunca te volvería a ver. Has estado mucho tiempo fuera -
DERE- Lo siento mucho pero no te recuerdo. Aunque vosotros no lo creáis, esto es
nuevo para mí -
HIZ- Pues ven. Pasa. Tómate un caldo caliente y hablamos. Hay mucho que contar -
Mamprim, Mansec y Ted se fueron a sus respectivos aposentos y Dere y su hermano se
sentaron a la luz de la hoguera a tomar un sorbo de caldo mientras charlaban.
HIZ- ¿Qué tal has pasado estos días? ¿Estarás hambriento y cansado? –
DERE- Pues la verdad es que no. He estado marchando dos soles con sus noches
correspondientes y no he tenido la necesidad de comer ni de dormir –
HIZ- Siempre has sido muy fuerte –
DERE- Os agradezco mucho que me ayudéis y me acojáis pero necesito que me cuentes
todo lo que sepas sobre mí para intentar hacerme una idea de quién soy –
HIZ- Entiendo tu desconcierto. Iré al grano.
Vivimos en un mundo totalmente hostil llamado Hoga. Cada cierto tiempo aparecemos
uno o dos de nosotros en una zona determinada del mundo. No sabemos de donde
procedemos ni cual es la razón de ser de este proceso, pero es así. Lo llamamos nacer.
Ahora mismo nos encontramos en el ala noroeste del mundo, a la que llamamos
Condado de Com.
En este condado existen dos grupos de nativos que viven en paz entre ellos. Los Fot,
que son mas antiguos y viven en el lado oeste del condado y nosotros los Mandos, que
vivimos en el lado este. No solemos tener relación con ellos excepto en tiempos de
guerra, que nos apoyamos mutuamente –
DERE- Pero tu no eres igual que los tres seres que he conocido –
HIZ- No todos somos iguales. De todas formas, tú y yo somos distintos al resto. En un
rato llegaré a eso. Ten paciencia -
DERE- Entendido -
HIZ- Al suroeste de Hoga se encuentra el Desierto helado de Koc, también llamado
Desierto azul. Es el sitio más hostil del mundo y nadie sobrevive allí, excepto sus
nativos. Hace años iban exploradores de mucho en mucho, pero ninguno volvió. Hace
tiempo tuvo lugar una gran guerra mundial y ese lugar fue uno de los motivos, pero de
eso hablaré más tarde.
Los nativos del Desierto azul viven en cuerpo, pero no en alma. Se encuentran en
suspensión total. Es un estado meditativo muy profundo que puede llegar a ser parecido
a un coma. Los llamamos los Cuch. Solo salen de ese estado cuando se sienten
amenazados y en ese caso, son letales. Por eso nadie ha vuelto. Para ellos, que alguien
entre en su territorio es amenazador y no saben lo que es la diplomacia. No nos conocen
ni quieren conocernos. Pertenecen a otro peldaño de la escala evolutiva. Lo que no
sabemos es si están por encima o por debajo de nosotros. Su apariencia es aterradora.
Son altos y delgados y parecen de metal. Y puede que lo sean. Son sumamente duros.
En la otra punta del mundo, al nordeste está el desierto Siste. Supuesta allí no vive nadie
pero dice la leyenda que es mágico y está habitado por entes de otras dimensiones.
Arece un desierto normal. Tierra por todas partes, pero cuando llevas allí un tiempo
empiezas a percibirlo como de colores. Y los colores toman formas que se mueven. Esto
podría llamarse vida -
DERE- ¿Tú has estado allí? –
HIZ- No, nuca he estado. Te digo lo que cuenta la leyenda -
DERE- ¿Y quién se inventa esas leyendas? –
HIZ- No creo que nadie se las invente. Creo que salieron del libro sagrado. Un libro del
cual perdimos la pista hace mucho tiempo y en el que hay escritos muchos secretos de
este mundo. Algún sabio lo escribió en una época más remota. Luego se perdió pero
muchas de sus enseñanzas y secretos se han ido pasando de boca en boca -
DERE- ¿Y no se sabe dónde está? –
HIZ- No. Se perdió -
DERE- ¿Cómo ha podido perderse un libro tan importante? –
HIZ- No lo sé. Tal vez alguien lo destruyó. –
DERE- O alguien lo tiene y no lo quiere decir. –
HIZ- Tal vez. De todas formas, de todo eso hace mucho tiempo. Ni siquiera sabemos
cuánto y si fue verdad. Lo que nos ocupa ahora es la historia que explica como llegaste
hasta aquí -
DERE- Tienes razón. Continúa, por favor -
HIZ- Del desierto Siste hasta aquí, sobre todo en la zona del centro, el mundo cambió
mucho desde que tú te fuiste. Desde la gran guerra.
Te voy a explicar cómo era el mundo antes de la guerra porque como es en la actualidad
podrás comprobarlo por ti mismo -


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com