PENELOPE NO ACABA

Por neco perata
Enviado el 06/09/2014, clasificado en Cuentos
740 visitas

Marcar como favorito
PENELOPE NO ACABA, HISTORIA DE UNA ANORGASMICA 
Como discípulo de Jorge Luis, yo escribo desde la memoria, digamos que soy un ficcionador de historias reales, escritas a partir de un revisionismo intelectual. Pero esta que comenzaré a contarles me vino por boca de ganso. Por ese motivo antes de darla a conocer me sumergí en una profunda investigación. Los datos fueron chequeados por el equipo de mis amigos Jorge Lanata, Facundo Pastor y Canal América, una garantía de profesionalismo periodístico. Una vez que estos confirmaron la existencia de la protagonista y la veracidad de lo que le atribuían, comencé a darle forma literaria en este relato que tiene la particularidad de mostrar una patología que por su complejidad todavía no ha sido diagnosticada científicamente. Obviaré al informante que me tiró la punta de la historia y voy a entrar en ella.
Penélope, nació y vivió los primera parte de su historia en un pueblo del interior. No, enBlaquier no fue, sino yo me hubiera enterado, sin necesidad de que me lo contaran. Hija de un estanciero cuyo apellido no viene al caso. Era una hermosa joven de veinte años, cuando comienza a dar que hablar, es decir cuando toma estado público su vida privada, en mi subjetividad pienso que desde que se despertó su sexualidad ella comenzó a padecer los síntomas que signaron su vida. No está claro si su nombre es el de pila o un apodo por analogía con el personaje de la Odisea, que según la mitología nunca acababa su tejido, pero no creo que alguien hubiera leído algo de Homero. Lo que si está claro es que Penélope, nunca llegaba al orgasmo, no por una disfunción orgánica, fobia al sexo, o haber sufrido algún hecho traumático, todos esas causales habían sido descartadadps por psicólogos, sexólogos  y especialistas más prestigiosos .Penélope no era frígida ni histérica. Por lo contrario era una calentona obsesiva, lindante con la ninfomanía, El hecho de pertenecer a una familia acaudalada y progresista en el aspecto sexual, hizo que ni bien tuvieron conocimiento de su anorgasmia no escatimaran medios para tratarla. Penélope por su parte obsesionada como estaba por llegar al orgasmo, que conocía virtualmente por transmisión oral, lecturas y películas porno. No le hacía asco a nada ni a nadie, tamaño, color, sexo, técnicas, animales y cuanto bicho le quería hacer el favor. Experimentaba con todo y todas en busca del clímax. Así fue que se comienza a hablar de la patología de la joven, y comienzan a ofrecerse voluntarios solidarios para remediar su mal. Sectas religiosas aprovechaban a las muchedumbres que se daban cita en el pueblo para para llevar su mensaje religioso, junto a curanderos con mágicos elixires. ..Pero todo era en vano, cada experiencia era una frustración más.
Hasta que un dia…  El Circo Mágico Tihany levanta sus carpas en el pueblo y cuando parte, Penélope se va con él a recorrer el mundo, en busca del placer que la obsesionaba.La historia era atrapante, saber como seguía  dependía de mí, y yo estaba decidido a saberlo. Algo me decía que aún faltaba lo mejor. Tal vez fuera esta quien me abriera las puertas de la fama, me dije, y asumí el desafío. No había pasado tanto tiempo desde que Penélope se marchara de su pueblo, como para que no existiera la posibilidad de que encontrarla con vida en algún lugar del planeta. De ser así, dado que la cibernética a convertido el mundo en un pañuelo, supuse que no sería tan difícil dar con ella. Astuto y sagaz como soy me dije, que el hilo conductor que me llevaría, era el Circo Tihany, solo necesitaba saber donde estaba y hacer contacto.Estabamos en el año 2007. Habían pasado unos un treinta y cinco años desde que dejara ese pueblo del oeste llevándose consigo a la bella Penélope, por lo que estimé que ella rondaría los sesenta años, esto alimentaba mis expectativas de encontrarla. Una noticia en google me dijo que andaba con suerte: “ Circo Tihany Carpa Satélite en Mexico(DF)”
Periférico Norte, frente al restaurante La Manzana de Roma | Martes a Jueves 20:30; Viernes y Sábados 17:00 y 20:30; Domingos 13:00, 14:30 y 20:00 horas | $150 a $420. 
Hablé con mi hijo, Guille, que está radicado precisamente en Colonia Roma. quien me consiguió una entrevista con Franz Czeiler su director, y hacia allá partí.
No voy a entrar en detalles porque no quiero hacerla larga. El resumen es que Penélope, según recordaba Franz, se había integrado al circo como partenaire del hombre bala, quien cuando conoció su historia la animó a que presentara su propio show. La idea entusiasmó al director quien ideó el espectáculo más exitoso de toda la historia del circo, económica y artísticamente. La concurrencia era tan masiva que había que sacar turno y entradas con más de un año de anticipación. Este llevó a la fama mundial a Penélope, con el slogan publicitario de “ Hacé acabar a la gaucha de lpampas”.  Una  millonaria suma de dinero como premio, aparte del prestigio universal, eran razón suficiente como para la participación masiva de los más prestigiosos cogedores de todo el mundo que intentaron sin éxito el placer de Penélope
Pero todo se acaba en esta vida rea…En 1987, veinte años atrás, Penélope, con un embarazo que no le permitía seguir con su rutina, se retira junto con el enano del circo, su amigo y confidente. 
Fuanz no podía darme más datos, pero me dijo que tal ves el hombre bala…A cambio de algunos favores, que no voy a relatar, me diera alguna pista. Y así fue. dijo saber que ella y  el enano. se encontraban en el Monte Sinaí. (El monte Sinaí o monte Horeb es una montaña situada al sur de la península del Sinaí, al nordeste de Egipto, entre Africa y Asia, y es el lugar donde, según la Biblia, Dios entregó a Moisés los Diez Mandamientos. Desde la época de Santa Helena ha sido identificado con Jabal Musa, o Gebel Musa, nombre árabe que significa monte Moisés).
“ Adonde va la barca, va Bachicha”, me dije. Todo marchaba viento en popa y hacia allí puse el timón…
Obviare, las anécdotas del viaje y la búsqueda sin resultado en Egipto, donde no había señales de ellos. El optimismo que me llevó a pensar que todo marchaba viento en popa, mutó a, todo me sale como el orto. Recordé una canción venezolana: “Qué hago yo solo en el campo, qué hago yo en el campo solo. Yo no enamoro ni canto, yo no enamoro ni canto, yo no canto ni enamoro…” Pero con más angustia, porque yo estaba en Egipto…
Me jugué a la última carta. Le escribí al Hombre Bala que me había pasado el dato a cambio de mis servicios, y su respuesta no se hizo esperar. Tras disculparse por su error, que atribuyó a una involuntaria confusión de testamentos bíblicos, el lugar de referencia sería el Monte de los Olivos,  no el Sinaí, este “sería” no me sonó a certeza, pero sin otra alternativa, guiado por un  beduino y me mandé por la Franja de Gaza,  por suerte no quedaba lejos, más o menos 500 Km., pero montado en un camello  me quedó el tuje a la miseria. Mejor hubiera sido un taxi o un bondi, pero andaba corto de plata.
 Llegué a Jerusalén,  y ahí nomás, hacia el este pasando el valle de Cedrón está el monte de los Olivos. Pero. ..    CONTINUA

Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com