atencion personalizada

Por gabriel
Enviado el 08/09/2014, clasificado en Intriga / suspense
374 visitas

Marcar como favorito

un hombre llega a un consultorio de una clinica privada con otro hombre abrazado y
arrastrado por sus debiles piernas. dejando unas gotas de sangre, pasa por la mesa de
recepcion en la secretaria estaba hablando por telefono y no pudo impedir la entrada
debido a que uno de ellos la apuntó con un arma.
el doctor estaba atendiendo a otro paciente y se ve sorprendido cuando ve a estas dos
personas.
-usted- dice uno de los malechores apuntando con el arma- tiene que cumplir con su
profesion y atender a mi amigo.. -ve al paciente que estaba antes- disculpeme por este
momento, pero le voy a pedir que se vaya. mi amigo esta sangrando.
el paciente se va casi despavorido, el doctor se queda sentado con la receta a medio
escribir y dice:
-esto es una clinica privada señor... no es un hospital publico..
-si, ya lo sé- le responde el que sigue apuntando con el arma- gracias por la aclaracion.
pero el es un paciente malherido que puede ser atendido si tuviera obra social o si fuera
un socio.
-no me pondria a discutir de burocrasia con un 38 apuntandome señor- dice el doctor
mirandolo fijo a los ojos sin levantarse del asiento.- y si usted dispara, dudo que
encuentre la solucion a su amigo. porque no se tranquiliza, baje el arma y evitemos de
llamar a la policia.. y de llamar al personal de limpieza... por favor...
el delincuente baja el arma y hace sentar a su amigo malherido en la camilla. vuelve a
apuntar con el arma al doctor y le dice:
-mientras lo atienda, este será el carnet de socio. disculpe la situacion, pero no me
queda otra.
-no me gusta atender presionado...-contesta el doctor- no quiero que en un futuro me
acusen de mala praxis... estoy mas de 20 años en esto...
el delincuente entiende las palabras y baja el arma. el doctor empieza a atender al
malherido y empieza a curar las heridas. despues de unos minutos de silencio y tension,
el delincuente le pregunta al doctor
-soy consiente de lo que hago doctor, no soy uno mas de los que usted piensa.
-no es un momento para pensar... -le contesta
-ya lo sé... para eso esta el prejuicio... es facil tildar a alguien de estupido y no
darse cuenta que es un genio.
el doctor hace el vendaje final, notaba que el paciente tenia fiebre.
-todos piensan que salimos a robar por placer, y no todos somos iguales. solo que en los
ultimos tiempos un par de desesperados hacen homicidios sin importarle nada.
-mire- dice el doctor agarrando el brazo izquierdo- se lo tiene que llevar a descansar,
tiene 38 y medio de fiebre.
-está bien. pero me tiene que garantizar la salida. supongo que la recepcionista habrá
llamado a la policia.
-yo no le puedo garantizar eso. ya terminé, lo que pase de ahora en mas es problema de
ustedes.
-si no quiere estar mas horas de lo pensado, ayudeme. esto va a terminar en que nos
quedemos como 5 horas, pedimos comida, nos hacemos los dificiles y listo. usted se tomara
un dia para reponerse y sus pacientes tendran que cambiar el dia en que serán atendidas.
su secretaria moverá la agenda y mas de una puteada se tendrá que comer. conclusion,
ambos estamos en problemas. yo no vine a robar, aunque si tienen que cobrar para salvarle
la vida a otra persona se merecerian ser robados. pero lo dejamos ahi. le doy mi palabra
que esta será una zona protegida si pedirle plata, sino atencion.
el doctor lo piensa y no descarta la idea del delincuente. y dice:
-debo reconocer que es mas inteligente de lo que pensé, por favor, venga conmigo que aca
hay una salida un poco ortodoxa, pero salida al fin.
desde ese dia, nunca mas se vieron. los delincuentes fueron arrestados por otros delitos
y el doctor a pesar del mal momento, aminoró sus prejuicios personales.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao