Venganza a mi ex.

Por MissRelatos NoeliaMedina
Enviado el 23/09/2014, clasificado en Adultos / eróticos
29912 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Giré la cabeza de izquierda a derecha mientras respetaba el stop, con precaución comencé a avanzar cuando de repente se cruzó un coche que pareció salir de la nada. Frenazo terrible. Choqué la cabeza con el duro volante quedándome un poco traspuesta y cuando volví en sí, abrí la puerta del coche blasfemando a voces sobre el imbécil que se había cruzado a esa velocidad.

-Tampoco te pongas así, que el stop lo tienes tu.- dijo.

Esa voz, se clavó en mis oídos dándome un pellizco enorme en las entrañas. Me giré y efectivamente era él, Carlos, el capullo de mi ex.

Habían pasado unos cinco años desde nuestra ruptura, nos habíamos encontrado mil veces por la ciudad, pero nunca nos habíamos visto 'obligados' a dirigirnos la palabra.

Resumiré nuestra historia contando que se folló a mi mejor amiga y a alguna que otra tía más que encontró por ahí, me humilló todo lo que pudo y que me dejó ese rencor guardado en el corazón hasta día de hoy. Había sido mi primer amor y el que me rompió absolutamente el corazón.

Ya no lo quería, ni mucho menos, ni si quiera ocupaba nunca mis pensamientos, pero siempre tuve claro que algún día llegaría mi venganza.

Cerré la puerta del coche de un portazo y con un simple 'muérete gilipollas' ,me fui de allí con el corazón a mil por hora. Aquel no era el día. No en mitad de la calle.

Pasaron unos 5 meses cuando por desgracia coincidimos en una barbacoa nocturna, celebrada a causa del cumpleaños de una amiga que (como la mayoría de mis amigos) era también amiga de él.

La noche transcurrió con normalidad, su novia (mi antigua 'amiga') ni si quiera me miraba como de costumbre y él alguna que otra vez intentó cruzar mirada conmigo de manera seria sin conseguir agotar la mía, que no se cansaba de mirarlo con desprecio minutos y minutos ante la incomodidad de todos los presentes, conocedores de nuestra historia.

Bebí demasiado, bailé, reí, canté y en todo momento me olvidé de que el existía.

Era alrededor de las de las 4:30 de la mañana cuando se tranquilizó la cosa y pasamos dentro de la casa a dormir, pero al tumbarme en la cama comencé a marearme un poco y decidí salirme fuera a tomar fresco.

Vi las ascuas de la hoguera encendida rato antes y decidí sentarme en una de las muchas sillas que había alrededor de ella. Me encendí un cigarro y me acurruqué en la gran sudadera que me había prestado Iván, un amigo. Relajada en aquel lugar oscuro que solo se alumbraba por la pálida luz del leve fuego y evadida en mis pensamientos escuche detrás mía.

-Cuando te enfadas te pones igual de guapa o más que antes. No has cambiado nada.

Era Carlos. Supuse que hablaba del día del Stop.

+Tu eres más gilipollas y algo más cabrón quizá. Mira por donde, tú te has superado.

El sonrió, se lo pasaba bien. A mi me molestó, le iba a plantar una patada en los cojones y dejarle las cosas claras.

Era mi momento de venganza, la ocasión perfecta. Solos él y yo para poder decirle todo lo que llevaba dentro de mi después de 5 largos años de rencor y resentimiento. Pero entonces se acercó rápidamente y me besó en los labios. Intenté escapar de él , pero agarró mi cara entre sus manos fuertemente y siguió con su boca pegada a la mía. Lo golpeé. No le importó. Estaba fuerte, más de lo que lo recordaba. Supongo que me dejé hacer, en parte por el alcohol y en parte por los recuerdos que se agolpaban en mi cabeza.

Besó mi cuello con ansias, como el que realmente lo deseaba y comenzó a bajar la mano hasta mis leggins, metiéndola dentro y rozando mi tanga.

Se acercó a mi oído y me susurró.

-Seré un gilipollas, pero a ti, rubia histérica, te sigue chorreando el coño con este cabrón en menos de un minuto pegado a tu boca.

Y en ese momento de la noche fue cuando se torció mi plan de venganza.

Continúa...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com