El tema de hoy

Por No.el
Enviado el 25/09/2014, clasificado en Amor / Románticos
360 visitas

Marcar como favorito

Y asi estaba, mirando al tablero, recordando que hacia un par de meses atrás ella estaria al voltear la cabeza, pero no hoy, hoy no estarian esos ojos en ningun salón, hoy sería el inicio, para él de otro año, el primero, sin ella. Como toda historia esta tambien tiene un inicio, y no es un inicio de novela ni cuento de hadas, inicia como en la vida real empieza todo, a punta de tragedia y alegrias.

Posiblemente solo fue una casualidad, una niña alegre, indisciplinada y rimbombante, y un profesor serio, inconforme y radical. Todo parecia una situación tradicional, ella hablaria de mas, y el la callaría para retomar el orden del salón. y asi fue, una mirada imponente simplemente fue lo necesario, ambos cambiaron la mirada y siguieron en sus que haceres, y como suele ser la vida real, no pasó nada más por un par de meses, hasta que un simple comentario desperto esos mal llamados pecados dormidos que ambos tenian por cometer.

Aunque ninguno lo aceptará, una deliciosa analogia a un postre, unas fresas y chocolates, les permitió compartir una sonrisa, una carcajada. luego cada nueva idea que podría hacer brillar los ojos de alguno,era el ingrediente para iniciar o finalizar una conversación, hasta que la conversación se convirtió en charla, la charla en susurros, y el susurro en el simple suspiro dejado en la puerta del oido.

Ambos sabían que no sería visto bien por alguien,por eso, el secreto se convirtió en su diario vivir, lo que se decían con miradas,más allá de los cálculos matemáticos y las evaluaciones, era eso que muchos pasan la vida buscando. a traves del patio, mientras el era abordado por preguntas inocentes sobre valores y términos de ecuaciones, ella sentada mirandolo, seduciendolo solo con un movimiento de piernas, un movimiento que el ya conocia bien, unas piernas que el ya habia recorrido con su boca, encontrando esa fuente de placeres carnales que la mayoría de mojigatos repudian y que todo hombre desea, aunque deba ocultarlo.

El la miraba de lejos, coqueteandole con solo una sonrisa, pues solo a ella le lograba sonreir con facilidad, y ella lo sabia, ella le regalaba esa picardia perdida entre libros y calificaciones, ella le devoraba con esos rincones en donde ambos desaparecian y simplemente quedaban como masas amorfas de sexo, placer y cansancio.

Entre esos pasillos de ese viejo colegio, los secretos de ambos quedaban grabados en memorias irrepetibles, pero que les invitaba a saquearse en las tardes y mañanas en que escapaban para dejar que sus miradas se convirtieran en movimientos y jadeos, donde las partes ya no importaban, sino los placeres que producian,donde el sudor era la cuota de agua bendita que nutria sus cuerpos, donde sus fluidos se combinaban formando el almizcle que por los proximos dias ambientaria sus fantasias y su imposibilidad de verse. fueron varios meses enlos que fundieron sus miradas en silencio, en donde siempre hubo un par de minutos a la salida para una explicación extra, en donde el mensaje camuflado, era la ilusión de la semana, en donde una simple sonrisa dejaba ir a la imaginación hasta las cuevas del placer donde solían habitar.

Ése idilio fantastico que el trillado termino de lolita ha convertido en cliché y material de peliculas de realidad llega a su final, el día de la graduación seria el fin del camino para ese par de locos que hicieron oídos sordos a las reglas de la sociedad donde un profesor no puede ver la mujer que hay en su estudiante, no era en verdad una niña en los términos morales, erauna mujer en vestido colegial, esos vestidos que nublan lamente de todos los hombres que imaginan a su amante en falda escocesa y suspiran por tener esa fantasía al menos por una noche.

Pero esa ceremonia que marcaba el final de una etapa y el inicio de otra, era el sello a una breve historia que jamás será contada, pues no hay pruebas de que alla sucedido, nada mas que las alegrias que compartieron y los extasis que se regalaron.

Por eso hoy no quiere voltear a mirar, porque esos ojos no estarán, ésa mirada no llegara, esos susurros no se escucharán, pero confia en que a la salida, un café sea suficiente para sonreir y planear la proxima escapada, así que simplemente oculta su sonrisa y de forma muy seria se dirige al salón y dice: "el tema de hoy..."


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com