DOS PALOMAS Y UN GAVILAN (PARTE II)

Por ALVARO VILLA REY
Enviado el 30/09/2014, clasificado en Adultos / eróticos
8287 visitas

Marcar como favorito

.- ¿Ya tienes hecha la reserva del hotel?

.- No, hoy te voy a dar una sorpresa.

Nos besamos y nos alejamos uno del otro mirándonos y sonriéndonos.

Cuando ya la perdí de vista, no deje de pensar qué sorpresa me va a dar esta mujer si su vida es muy aburrida, el único tiempo que tiene para divertirse, es cuando está en la oficina trabajando con sus compañeras o cuando está follando conmigo.

Los Viernes en mi oficina como yo era el jefe de sección muchas tardes me las tomaba tranquilo, había Viernes que después de comer llegaba a la oficina hablaba con los encargados y regresaba a mi casa o me quedaba en Bilbao, todo dependía del tiempo climático u oportunidades de diversión que me salían.

Ese viernes me fui al bar donde yo quedaba con otra chica, oficialmente decía ella que era mi novia, eso también lo decían sus padres, hermanos y amigos. Con esta mujer llevaba una relación que apenas llegaba al año, en este tiempo no estuve en ningún momento enamorado de ella, la relación era algo egoísta por mi parte, me servia para pasar domingos y algunos días laborables. Mi chica trabajaba los fines de semana por las noches en una discoteca.

La mayoría de mis relaciones más excitantes han sido con mujeres comprometidas o mujeres liberales, mujeres que no me exigieran relaciones largas ni obligaciones.

Viernes diez de la noche, después de haber cenado con mi novia, aguantar malas caras por decirle que vuelvo a Bermeo y no acompañarla a su trabajo, me acerco al lugar habitual donde quedaba con Yulema en un bar de Recalde.

Cuando llego Yulema ya me estaba esperando, terminamos nuestras copas de vino y nos acercamos al centro, por la zona de Indautxu.

Yulema ya esta alegre y solo llevamos un par de copas, no me dice nada de la sorpresa, a mí me consume no saber qué es lo que me tiene preparado.

.- ¿Yulema, a donde quieres que vallamos esta noche?

.- Ya te he dicho que hoy vas a tener una sorpresa.

.- Bilbao no es una gran ciudad, algún amigo o compañero de trabajo de tu marido nos pueden ver a estas horas de la noche los dos solos.

.- Aitor ya te he dicho que estés tranquilo.

.- Yo estoy tranquilo, pienso en ti, no tengo mujer, ni pierdo nada, tu si.

.- ¡Joder Aitor que cabrón eres! ¡Calla y no me jodas la noche!

Llegamos a un bar en el centro de Indautxu, pedimos dos copas de vino, nos la sirve una mujer morena de la misma altura y edad que la de Yulema, son del mismo estilo en la forma de vestir, el acento de argentina de esta mujer es mucho mas fuerte que el de mi acompañante, en el bar no hay mucha gente, no es un bar de copas, son las 11,45 h Yulema me presenta a su compatriota.

.- Aitor esta es Ana Maria, ella es de Córdoba, La Docta, la Córdoba de mi país, yo ya te he dicho muchas veces que soy porteña,

.- Hola Ana Maria, ya has oído a Yulema, mi nombre es Aitor.

.- Te conozco, Yulema, me ha hablado de ti.

.- A mi ella nunca me a hablado te ti, ¿Que te habrá contado?

.- Lo que a ella le ha interesado.

.- Vosotras las mujeres sois curiosas por naturaleza, también sois hábiles en las formas de interrogar. Una habrá contado lo que le interesaba y la otra habrá sonsacado lo que quería escuchar.

.- Vos Aitor sos muy listo.

.- ¡No! Ana Maria yo no soy listo, puedo ser inteligente, pero ante dos preciosas mujeres un perfecto idiota.

.- ¡Yule! tu amante es un descarado inteligente.

.- Gracias Ana Maria, me ha gustado eso de descarado inteligente.

Mientras Ana Maria y yo disputábamos este duelo verbal, Yulema nos miraba y sonreía con una sonrisa pícara, ahora con un acento argentino mucho mas marcado ¡como nunca se lo había escuchado antes! nos agarra de la mano a los dos y dice.

.- ¡Como os amo, como os quiero, cuanto me gustáis!

Mi amante ya está un poquito mas que alegre, tengo que pedirle que no beba más, porque si no, nos espera una noche de arrastrarla a ella con su borrachera.

.- Bueno chicos mi hora de salida de trabajo en este bar era a las once, ya he regalado mas de cuarenta y cinco minutos a mi jefe por estar esperándoos ¡Vamonos! el bar siempre lo cierran los boludos de mis compañeros.

Nos marchamos del bar despidiéndonos de los otros dos camareros compañeros de Ana y también de algunos clientes que están en el local.

El ambiente a estas horas en las calles de Bilbao es animado, las cuadrillas y parejas se mueven, van de un sitio para otro, el buen clima y temperatura nocturna anima a permanecer en las calles.

Yulema se coge a mi brazo derecho y Ana a mi brazo izquierdo, nos mezclamos con el ambiente callejero bilbaíno, vamos cruzando la calles entre risas, observaciones estupidas de la gente pero divertidas.

Entramos en uno de los bares que hay en la calle Telesforo Aranzadi, la música es muy buena suena, Can`t Get You Out Of My Head, de Kylie Minogue. Pedimos los tragos y salimos a la pista a bailar, en la pista de baile solo estamos

 

 

Continua...........................

® Registrado

 

Alvaro Villa Rey


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao