Lujuria en la clase de Frances

Por Mikachan
Enviado el 12/11/2014, clasificado en Adultos / eróticos
21511 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Todo inicia con el recuerdo de 9 años, tenía un profesor que daba clase de francés. Un hombre guapo y algo triste, porque en ese entonces se había divorciado, perdió la custodia de su hijo y terminó viviendo con su madre hasta el día de hoy... (que vive a penas a 4 calles de mi casa)

Actualmente tengo 22 años, tengo novio y estudio... En mi carrera piden al menos 3 idiomas, tengo el portugués, el inglés... pero sin duda no perfeccioné mi francés... y ya que mi profesor vive cerca las veces que lo he encontrado le he pedido ayuda, el siempre responde que sí con una sonrisa y dice que en su casa tiene CD's para practicar conversaciones, aunque la verdad he tenido flojera de ir...

Un día mi profesor de idiomas me dijo: si no apruebas tu materia de francés... no podrás titularte... Así que de forma urgente y obligatoria para titularme tuve que buscar a mi ex profesor para pedirle el CD de conversaciones y algún libro.

Fui a su casa y toqué la puerta y me miró sorprendido, me invitó a pasar y me dijo "¿seguro que necesitas el material verdad?" Yo le sonreí y le dije: "así es profe, me haría un gran favor".

Me senté en su sala y lo veía revisar sus libros, mientras lo observaba me di cuenta de cómo el tiempo no había pasado tanto sobre su piel, una que otra arruga de expresión en sus ojos miel de mirada triste, su labios rosas pequeños y finos, su cabello negro, un poco largo y rizado, su piel tan blanca ... definitivamente reflejaba algo de tristeza aún quizá por la soledad. Además de sus ropas holgadas que usaba.

El notó como lo observaba y me habló con un tono de nervioso que pude notar:- "revisa éste temario, ¿en especial que te falla?"
Al tomar el libro accidentalmente lo tiro así que al agacharme, no me di cuenta que el escote de mi blusa se bajó dejando al descubierto mi brasier y con el mis senos.

Pero al levantarme... si me di cuenta de algo... en su ropa holgada... en especial su pantalón algo se estaba levantando. El pene de mi profesor se ponía erecto con mis senos.

Así que eso fue una chispa que comenzó a encender mi mente traviesa y mi insaciable lujuria.

Me dio algo de ternura, así que al levantarme solo le dije "lo siento" y le sonreí, el profesor se volteaba evitando que notara su erección, su pena y su excitación me estaban divirtiendo tanto! jajaja

Así que proseguí a incomodarlo más provocándolo. Fingí que encontraba algo que me importaba del libro y le pedí que lo leyera, yo sostenía el libro y el profesor estaba detrás mío, leyendo sobre mi hombro (supongo que por un momento, el profe creyó que era más cómodo que me tuviera de espaldas en lo que se le bajaba la erección para que no viera) así que comencé a hacerme hacia atrás, pegándome al cuerpo del profesor, restregándole mi trasero en su miembro, que sentía como se ponía duro, y su voz al leer comenzaba a temblar, así que para hacer más grande la diversión nuevamente tiré el libro inclinándome para que viera mi trasero y frotárselo en su verga (ya que yo llevaba una falda) al levantarme volví a decirle penosamente "Lo siento" y le regalé una sonrisa tímida e inocente. El profesor estaba de color rojo, su pene estaba completamente erecto y gracias a ese pantalón holgado era realmente notorio, lo que comenzó a excitarme más...

Le dije con una voz linda y de sorpresa "wow profe, se le paró... ¿está todo bien?"

El inmediatamente se cubrió con sus manos y se disculpó, me acerqué hacia él acorralándolo junto a la pared, pegué su cuerpo con el mío para que viera como mis pechos se frotaban contra el, y mi vagina la pegué lo más posible a su miembro.

El dulce, triste y solitario profesor, estaba excitado y no podía moverse, así que comencé a acariciarle el pene sobre su pantalón, el tal vez por miedo a que era 20 años más joven que el no se atrevía a tocarme, y sólo miraba y respiraba profundamente. "Ya no tengo 9 años sabe? " le dije con una risa y le besé los labios, me quité las bragas me senté frente a él, en un escritorio que estaba ahí, subí mi falda y le dejé ver mi vagina, que estaba depilada, rosita y mojada. Me acariciaba y gemía para ver sus expresiones... Su pene... un poco más y rompía el pantalón, así que lo jalé hacia a mi abrazándolo con mis piernas, y sobándole su miembro, el profe comenzaba a hablar "pero... yo no... mmm sii... espera... aah!" le bajé su pantalón y rápidamente me penetré con él, y hasta parece que le volvió la voz porque escuche un " !! mmm siii, asíi chiquita sabrosa!!

Me sorprendí al ver la reacción del Profesor, porque me arrimó hacia el y sin importarle nada me jalaba mis caderas a su gusto penetrándome rápidamente, no tenía control, entraba y salía, entraba y salía, mis senos brincaban, y yo al ver su cara de placer me mojaba mucho... no podía creerlo me estaba encantando... su cara estaba totalmente enfocada en mi vagina y su pene como lucían al hacerlo, yo ya no tenía el control del profesor, aunque intentaba levantarme un poco, me sacudía en el escritorio mientras me la metía bien duro... y me dijo "te voy a enseñar quien manda bebesita"

Su frenesí al penetrarme, su forma de someterme, me enloqueció y tuve un orgasmo, en eso... el también eyaculó.

Ya habían pasado 2 horas, así que el profesor me mandó a mi casa, y me dijo que cuando tuviera mas dudas, sin duda lo consultara... se vistió y fingió que no pasó nada...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com