“¡…SOY SOLO UNA MUJER!” 1/2

Por RUEN PAUTALIA
Enviado el 30/12/2012, clasificado en Adultos / eróticos
5666 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

 “¡…SOY SOLO UNA MUJER!”      1/2

 

 

Leidana estaba sentada en su cómodo sillón de cuero, delante del gigantesco buró de roble macizo, repleto de teléfonos, agendas, pantallas cubiertas con papelitos de colores, carpetas, grapadoras y de más.

La repisa inferior de la mesa, también estaba saturada de objetos, esta vez de sus objetos personales; maquillajes, espejitos de todos los tamaños, pudras, espirales, pintalabios, pintauñas, perfumes etc.

Desde hace dos horas intentaba terminar con el papeleo pendiente sin ningún ánimo, y por tanto ningún resultado. La clandestinidad de los últimos acontecimientos amorosos del pasado fin de semana la tenían inquieta.

Encima, el nuevo cartero de color, con su aspecto de jugador de baloncesto, alto, musculoso, y con un “paquete” que no cabía más…la distraían por completo.

Leidana era una chica delgada e indiscutiblemente atractiva.

Según sus compañeros, su apariencia era más bien de una prostituta cara, por la forma de vestir sobre todo. Ciertamente las secretarias, o al menos en las películas y en los chistes, solían tener este aspecto.

A pesar de esto, casi todos la consideraban una mujer guay.

Alegre, sonriente, amable, esposa, madre y amiga ejemplar.

Para ella, esto era fundamental e imprescindible. Estaba dispuesta a cualquier cosa, para que esta opinión de los de más no cambie nunca.

Confundía la felicidad. Le bastaba con que la gente, pensara que era feliz.

…

Con impaciencia y cara de asco se levanto nerviosa para estirar y recolocar sus medias.

O, cuanto le gustaba el verano…

Entonces podía quitar las incomodas medias, y enseñar a todo el mundo sus flacas y depiladas piernas. Sus piernas enloquecían a todos.

¡Si! incluso las mujeres…por envidia. Como disfrutaba de estas miradas...  

Al pasar con sus delgados dedos por la cumbre de su fondo insaciable le salió un espontáneo…¡Ahhmmm!.

Como si tocara la tecla de algún proyector de porno imágenes, su mente se lleno con flashes de chicos desnudos.

Un bosque paradisiaco de enormes pollas empinadas…

Instintivamente miró asía la puerta.

“Espero que ningún pringado perdido me moleste en los próximos cinco minutos” pensó, y prosiguió con los tocamientos.

“…Las imágenes…¡o, si!... el neg…el chico de color…el cartero, ¡Por dios!…a, ahí estas…”

Estiró la mano, y tomo el rotulador mas grueso de todos.

“El sustituto.” Pensó.

Sonrió, recordando el propósito de la compra.

 

Continuará…

 

Rúen Pautalia

30.12.2012


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com