El amante de la amante (Parte III)

Por ALVARO VILLA REY
Enviado el 02/11/2014, clasificado en Adultos / eróticos
3355 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

.- Tienes acento de extranjera.

.- Soy brasilera.

.- Así me parecía.

.- Yo no trabajo aquí en el bar.

.- No te he preguntado nada de ésto.

.- Pero te lo cuento, estoy porque aquí trabajan dos amigas mías.

.- ¿Como te llamas? dímelo si quieres.

.- Me llamo Fernanda.

.- Yo me llamo Aitor, tú no trabajas aquí y yo no voy a solicitar ningún servicio a ninguna señorita, tampoco voy a preguntar nada que te pueda incomodar, ni quiero saber nada de tu vida.

La rubia camarera se acerca hasta nuestra esquina, hablan en brasileño las dos mujeres y se ríen.

Me pregunta la camarera.

.- ¿Te pongo otro whisky?

.- Si guapa, igual que antes, un Jameson con un solo hielo.

Me sirve, cuando voy a pagarle me dice con un guiño y mirando a Fernanda.

.- Estás invitado.

Miro a Fernanda y levanto la copa en señal de brindar por ella.

.- ¿Por qué me has invitado Fernanda?

Tómatelo como un pago al servicio, para que no se me acerquen ningún hombre, hasta que venga tu amigo.

Va hacer una hora que llevo esperando a Gaizka, el pobre hombre estaba muy necesitado.

Fernanda y yo, ya tenemos algo más de confianza, hablamos de muchas cosas, de su país, del mió, de mi trabajo, etc.

Tengo que reconocer que desde que hemos salido de la polleria de Mundaka  llevo media docena de whisky, mas el vino de la comida, la lengua la tengo ya un poco suelta.

Fernanda se ríe con lo que le cuento, su risa es muy estridente, a veces llama la atención de la clientela que hay en el bar.

Voy dándole pequeños sorbos al trago, para alargar su tiempo, necesito dar un reposo a mi cuerpo, todavía queda mucho sábado por delante y no es plan que a estas horas ya este k.o.

Fernanda con un gesto muy dulce me acaricia la mano que sujeta el vaso de güisqui, me suelta su deseo, aunque no se lo reconozca es mi ilusión.

.- Aitor, ¿Te apetecería subir?

.- Eres una mujer atractiva e interesante, pero ya te he dicho que no voy a pagar por hacer el amor, solo he venido para acompañar a Gaizka.

.- ¡Quién ha hablado de cobrar o pagar! me gustas, me atraes, tengo ganas de sexo, pagas tú la habitación y subimos.

No me lo pienso ni un segundo.

.- ¡Vamos! ¿Dime donde quieres ir?

.- Sígueme.

Salimos del Gato Negro, entramos en un portal cerca del bar, subimos, en la escalera hay trasiego de señoritas con clientes, el bloque entero parece que es para el negocio del amor y el sexo.

Llamamos a la puerta que me indica Fernanda, nos habré una señora ya mayor, pasamos, me canta la tarifa; por media hora y una hora de uso de la habitación, le pago el doble de lo que cuesta una hora.

La habitación no es tan bonita ni elegante como una habitación de hotel, es más cutre.

Fernanda conoce más que yo estos lugares, sabe como tratar a las gentes de estos mundos, exige a la madan.

.- Ponnos sábanas limpias, ¡ah! también almohadón.

En la habitación con la puerta abierta esperamos a que la señora nos traiga lo que Fernanda ha pedido.

Entra la madan, con las sabanas, Fernanda con un gesto autoritario sin apenas hablar le ordena que se encargue ella de cambiarlas.

Yo permanezco en silencio observando las labores de la dueña del apartamento.

La madan ha terminado su labor y se despide de nosotros.

.- Hasta luego.

Fernanda y yo a la vez le respondemos, se cierra la puerta, Fernanda se asegura de cerrar con el pestillo la puerta.

Los dos de pie en la habitación, Fernanda me agarra de las manos.

.- Aitor yo no trabajo en esto, creo que desde hace algo mas de dos años, soy la amante de un político, el me paga el piso y mi mantenimiento, me mantiene muy bien para que no ejerza la prostitucion, mi hombre esta casado.

Yo solo tengo que estar pendiente del móvil, cuando el me quiere a su lado, entonces me llama o viene a nuestro apartamento.

Estamos en la habitación de pies uno enfrente al otro, cogidos de las manos.

Estoy nervioso, esta mujer tiene mucho mundo, en el bar yo estaba muy crecidito, pero ahora cara a cara en la intimidad me siento como el macho de la

 

Continua........................


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com