Tiempos Duros

Por Allens
Enviado el 03/01/2013, clasificado en Varios / otros
763 visitas

Marcar como favorito

¿Será que soy un hijo del cáos? Me pregunté mientras manejaba mi auto y miraba de reojo el cañon calibre 45 que asomaba entre el asiento y el freno de mano.

La tormenta había arrasado casi todo; sobre el asfalto brotaban chispas de los postes de luz tumbados, en las banquinas decenas de vehiculos descansaban destrozados victimas de la pedrada, árboles caidos y choques.

Las multitudes copaban las calles en busqueda de respuesta, asistencia o desahogo. Los pocos que aún manejabamos teníamos que hacer fila esperando para pagar los peajes clandestinos o desviar por los "barrios peligrosos" de las ciudades; si, ciudades...

El temporal había desvastado una gran zona y teníamos que recorrer grandes distancias para conseguir agua potable, velas, alimentos y combustible; y los precios eran exorbitantes.

A tres días de la tormenta seguíamos sitiados, los saqueos eran incontables y la violencia se olía en el aire.

Eran tiempos para gente dura, pero yo me sentía feliz, me encantaba, ¿será porque soy un hijo del cáos?


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com