Una tal maría

Por J.M.Y
Enviado el 05/11/2014, clasificado en Fantasía
806 visitas

Marcar como favorito

No savia porque, me observaba de una manera tan suspicaz pero a la ves algo hipnotizada, y desenmascaradamente leal. Por suerte había yo encontrado un pequeño trabajo, en la cual me exigía demasiada destreza y entusiasmo, era lo más que me faltaba, y lo reconozco. No era un trabajo donde utilizaría mi intelectualidad, ni mucho menos mis experiencias obtenidas, solo era un desliz por un momento, a mí no me gusta trabajar, ni mucho menos ser subordinado de otros, tengo el orgullo tatuado en mí.

Hola? Te puedo ayudar…

Que carajos pasa, yo no había intercambiado palabra alguna con nadie, todos me parecían una manada de despreciables…

Levante la mirada, era una…chica? No…. No… es un chico,

La observe bien, es un chico tienes los rasgos masculinos, pero tiene una silueta femenina… que mierda?

Estaba yo confundido, tal vez debía ser un demonio, nunca había visto a esta chica o chico, por haca, había llegado yo después de dos días de descanso al trabajo… y nunca la había visto.

¡Me llamo maría,- puta madre¡ – pensé- ya iba cometer una locura, y le iba contestar- que tal hombre, cómo va el día.

Carajo felizmente, que no metí la pata. Si no hubiera sido muy vergonzoso para mí.

Y cómo te llamas tú… ahh… este… Gabriel… si…Gabriel…. Soy nuevo por haca…

Haya por que no te había visto, antes.

Si pues recién he entrado. –Enfaticé-

Conversamos un buen rato, mientras hacíamos las labores y seleccionando las ropas que iban a salir a la venta, ella promocionaba una marca de ropa para mujeres, entonces era evidente.

Si, se llamaba, maría, era transexual desde hace mucho, lo supo desde que tenía cinco, su mamá lo savia, su papá no, ella tenía veintidós años, había adoptado una hijita, y no tenía novio, me invitaba a discotecas juntamente con los demás compañeros, a veces con el trabajo no daba tiempo, para conocernos bien.

Ella se había enamorado de mí, lo sentía cada vez que llegaba, me observaba con una dulce y enternecedora mirada, pero que era incapaz de saberlo.

Pero sentía en mí, que también me gustaba, pero yo era heterosexual, y siempre lo he sido, quizás ahora sale a flote mi instinto bisexual, puta madre- dije- me enamorado de una tal maría.

   

Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao