El destino

Por nene
Enviado el 18/11/2014, clasificado en Varios / otros
673 visitas

Marcar como favorito

Un estudiante de medicina prodigioso, con un talento admirable, estaba tan obsesionado con su carrera universitaria, que no tenía ni quería tener tiempo para otra cosa.

Cuando llegó al último curso, se le atragantaban las asignaturas y no aprobaba, lo que le llevaba a frustrarse. Uno de sus profesores pidió el traslado por razones personales, lo que llevó a la dirección de la universidad a sustituirlo de inmediato, por otro nuevo.

Cuando el nuevo profesor se presentó a los alumnos, tuvo una conexión magnífica con él, enseguida supo cual era el problema que hacía que el chaval suspendiera, y frases tan sencillas como "el que de medicina sólo sabe, ni de medicina sabe" "el hacha hay que limarlo, no sólo golpear y golpear" "todo lo que sucede, sucede por algo" le hicierón un efecto positivo, al ver en esas frases una metáfora de su vida.

El chaval empezó a combinar los estudios con ocio, como ir al cine, al teatro, leer novelas, interaccionar y comprender mejor a los compañeros.

Se sacó la carrera con matrícula, y siempre agradeció al profesor haberle hecho ver el problema que tenía.

Pasarón los años, el chaval se especializó en cirugia y se hizo propietario de una clínica privada, bueno en su país  todas eran privadas, ya que carecian de sanidad pública.

El profesor por su parte, se jubiló y se marchó a paises del tercer mundo a colaborar en obras benéficas y caritativas.

Cuándo ya con 80años volvió a su país, empezó a tener problemas de salud;quiso ir al hospital, pero no tenía dinero ni seguro médico, ya que donó casi todo su capital a los niños necesitados. Su aspecto se deterioró, estaba irreconocible y cada vez que se miraba en el espejo se deprimía.

Una mañana, ya moribundo, decidió ir a un hospital, se presentó, dió su nombre y dijo: 

- Hola, venía para que me atendiesen

-Muy bien ¿ seguro médico?

-No tengo

-¿Dinero en metálico o tarjeta?

-Tampoco

Voy a comentárselo al médico, pero en estas condiciones, no lo podrá atender.

El médico, sin ni tan siquiera salir del despacho para ver al anciano, espeta :"que se cree ese viejo, que trabajamos gratis, hágale irse sin miramientos"

El anciano sale de la clínica hacía su casa, pero su estado de salud no le deja dar ni un paso más, se desmaya y al caer al suelo, fallece.

La prensa se hace eco del suceso, y al llegar el periódico al despacho de la clínica, cuando el médico ve el nombre del anciano fallecido al lado de su clínica, se estremece y rompe a llorar al comprobar que, no sólo el anciano estuvo ayer en su clínica, sino que también era...su querido maestro de la universidad.

Lloraba y lloraba sin consuelo, no podía dormir, el remordimiento lo mataba por dentro; hasta que una noche  en la que logró quedarse dormido, tuvo un sueño en el cual se le aparecía el profesor diciéndole "todo pasa por algo".

El médico dada su inteligencia captó el mensaje, desprivatizó su clinica(ya había ganado dinero, para vivir tres vidas) y se puso como norma atender y operar a todas las personas sin recursos, hasta el final de su vida.

Se redimió, fué mas feliz curando gente que ganando dinero.

En las noches, cuando está durmiendo, después de sus jornadas agotadoras, se le aparece en sueños el profesor para decirle "todo sucede por algo, de tí depende...QUE SEA BUENO O MALO"


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com