Cita en el dentista.

Por lovee21
Enviado el 12/12/2014, clasificado en Adultos / eróticos
25490 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Hoy, cuando me levanté estaba nerviosa al pensar que tenía cita con el dentista, tengo pánico la verdad, aún que Sergio, mi dentista, Moreno, malagueño y de ojos azules te daba ganas de ir a la consulta ya sea para quedarte mirándolo y relajarte con su mirada, su olor y si barba de 3 días... -oh Dios Santo que hombre-!

Se fue acercando la hora, me pongo unos jeans, una camiseta y unas deportivas. Cojo el bolso y me dirijo al dentista.

No se si estaba mas nerviosa por la intervención o por ver a aquel macho que me ponía cachonda perdida.

Llego a la clínica y la recepcionista me atiende muy amablemente. Me siento en la sala de espera ansiosa por que llegara mi turno. "Sara Vicente? Adelante por favor" dijo ese moreno que me volvía loca, pero hoy no era como otros días no, hoy había algo en su mirada, una mirada sensual que me atraía, me levanté y entré a la consulta, me tumbé en ese sillón de los demonios y mire a Sergio "hoy vengo con mucho miedo" le dije con una sonrisa en la boca

”¿Miedo? Estas conmigo, no temas yo te cuido" me contestó.

Joder eso quiero yo que me cuides pero toda mi vida!.

"A ver...abre la boca" Por unos momentos en los que me deje llevar por mis instintos pensé que era para otra cosa pero al segundo volví a la vida real y con frustración me di cuenta que era para mi intervención dental...

Abrí la boca y deje que aquel hombre me la andara fisgoneando a la vez que me daba consejos bucales. Estaba sentada de tal manera que una mano me sobresalía del sillón y me di cuenta que no paraba de rozarse suavemente por la entrepierna de Sergio.

Involuntariamente la mirada se me fue al paquete de Sergio, eso era algo nunca visto, estaba bastante abultado y ni siquiera estaba en erección, si no en reposo, fijando la mirada ahí no era consciente de que Sergio me andaba fisgoneando en la boca y no notaba dolor "bueno ya hemos terminado... Con la boca" dijo el aclarando la palabra boca y ahí fue cuando un escalofrío me recorrió todo el cuerpo y me endureció los pezones, supongo que quizás por mi mismo pensamiento, me lavo la boca con el agua que me da haciendo gárgaras y escupo, me incorporo y vuelvo a recogerme el pelo en una coleta, miré al Adonis que tenía delante "cuando tengo que volver....?" le pregunté sin quitar la mirada de todo su cuerpo "No he te dicho que aun no hemos acabado?" Me dice con chulería y va a cerrar la puerta. "Crees que no me he dado cuenta de como me miras? De como me follas con esos preciosos ojos" Automáticamente, mi cuerpo se acelera, mis pezones se ponen completamente duros y ese tomo chulesco con el que me habla hace que pierda las bragas. Se acerca a mí y sin mediar ni una palabra mas, me besa, me besa con pasión, con deseo y con lujuria. Me caliento a más no poder con semejante hombre haciendo que me deshiciera con solo unos besos.

"A ver a ver...que tenemos por aquí..." Me mete la mano por la camiseta y me acaricia los pechos pellizcándome los pezones.

Sus besos me deshacen, me ahogan y me mojan, sin controlarme llevo mi mano a su pantalón que bajo junto los calzoncillos y aparece eso que tanto llevaba mirando, su colosal erección, se distinguía perfectamente el glande del cuerpo del pene, rosa clarito y el miembro Moreno, me muerdo el labio, Sergio al verme me dijo "creo que es hora de ver como trabaja tu boca...." dijo en tono chulesco y con su acento y un escalofrío recorrió hasta mis muslos, baje el sillón y empecé a hacerle la mejor mamada de su vida jugando con sus testículos.

"Ahí esta chupa nena chupa...joder..." El perfecto sonido de sus gemidos y expresiones que decía dejándose llevar por el placer me ponían aun más cachonda. Mientras que le mamaba aquella perfecta polla no veía el momento de tenerla dentro de mí, de sentirla, de sentirle. En ese momento, noto una descarga de semen en mi garganta, luego vino otra y finalmente dos más de igual intensidad que me volvieron loca y llena de deseo. Saque su pene de mi boca e hice que me mirara como me tragaba toda su leche...mmm...deliciosa!

Un "Madre mía..." seguido de un suspiro fue lo único que le oí decir.

De repente, me miró y sonrió pícaro. Se aseguró de que la puerta seguía bien cerrada y sin pensarlo me bajó los jeans junto al tanga. Se quedó mirándome todo el coño mientras yo ardía de deseo.."Haz algo ya que voy a reventar.." le dije. Él volvió a sonreír pícaro, me abrió las piernas y clavó dos de sus largos dedos dentro de mí. Sus dedos no me llegaban a convencer del todo, le miré con deseo "vas a saber que les pasa a los chulos....." dije levantándome con un suspiro y tiré a Sergio al sillón, me senté encima de su colosal polla y de una embestida me penetré hasta el fondo, empecé a galopar sobre el , viendo su cara de placer y de no saber dónde se a metido "joder nena...." escuché de su boca con un gemido, 15 minutos más y una explosión colosal se juntaron en nuestros cuerpos, nos corrimos juntos y de su boca salió "tienes la próxima cita en 1 semana...." dijo pícaro mientras se vestía y me fui asintiendo, no me creía lo que había pasado.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com