Resaca Mojada...

Por Tes
Enviado el 18/01/2015, clasificado en Adultos / eróticos
9719 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Tarde del domingo frente al tv viendo un partido de futbol, con cerveza en mano, sola y sin mucho que hacer, pasando la cruda de la fiesta de anoche… Bueno, ni tan cruda ya que no bebí demasiado como para estar muriendo, tomo un trago de mi cerveza helada para matar el calor de la ciudad y cierro los ojos un instante para pensar en el chico con el que me bese (y un poquito más) ayer por la noche en la fiesta de mi amigo Raúl, se llama Axel, 31 años, hombre blanco (no mucho) mucho más alto que yo, casi a de llegar a 1,80 de estatura, ni flaco ni gordo, cabello oscuro, cejas gruesas y pobladas, con ojos oscuros y una mirada que podría perforarte el alma, labios gruesos, dientes casi perfectos, manos grandes y brazos fuertes, y no es para menos con su estatura, me lo presento Sandra novia de mi amigo Raúl que está loca por que consiga novio, así, no me le robo tanto al de ella…

Sandra llego de la nada y dijo:

+Nata, él es Axel, un compañero del trabajo, ella es Nata, la mejor amiga de Raúl, conózcanse.

Y sin más se fue dejándonos en un silencio incómodo, que el rompió diciendo:

-Debo de suponer que “Nata” es por Natalia

*Pues supones mal, “Nata” es por Renata y solo mis amigos me llaman así.

-Me gusta más tu nombre completo, Renata, te queda bien.

*Me queda bien, si, y que bueno porque voy a tener que lidiar con él, el resto de mi vida.

Se rió un poco y dije:

*Eres diseñador? (lo pregunte porque Sandra es diseñadora)

-No, Publicista y tú a que te dedicas?

*Soy diseñadora y fotógrafa, no trabajo para nadie, todo freelance.

-Se te nota lo alma libre

Le agradecí y tome un sorbo de mi trago seguimos hablando como si nos conociéramos desde hace mucho, cine, música, arte, un poco del trabajo, deportes, en fin un poco de mucho y un poco de nada, en la mayoría de las cosas compaginábamos, después de 2 horas sentí ese click, un trago otro más y no pude aguantar la pregunta:

*No aguanto más la pregunta, y aprovechando que tengo dos tragos de valor más que tú, me lanzo, Tienes novia?

(Risa)

-No

*Solo NO, así no más? Y de paso te ríes.

-Si solo así, en realidad me asuste un poco, pensé que me ibas a preguntar algo mas como si era gay, o algo así.

Me reí alto, cuando pare, vi que me miraba y le pedí disculpa por mi risa escandalosa a lo que me dijo:

-Hasta cuando ríes eres libre y me encanta.

No sé porque me sonroje, no sé si fue por cómo me miro cuando lo dijo o fue su tacto al acomodar un mechón de mi pelo tras mi oreja mientras lo decía, o ambas. Pedí disculpas fingiendo ir al tocador, y me aleje de él, Salí a una terraza en la cual no había ningún invitado pretendía encender un cigarro pero desafortunadamente la caja estaba vacía, suspire profundamente, me arrime al barandal cerré los ojos y deje la mente en blanco para no pensar en cual fue el motivo por la cual hui así de ese hombre, cuando de repente escuche detrás mío:

-Tanto así te desagrade que prefieres irte sin decir adiós?

*No, yo no pretendía eso…

Y me voltee y lo primero que vi fue su boca, alce un poco más la cabeza y me encontré con esa mirada que hace 10 minutos me acababa derretir y sentí de nuevo el ardor en mis mejillas, di un paso hacia atrás, pero me cogió de la cintura y me acerco de nuevo a él, puso dos dedos en mi barbilla la alzo y me dio un beso casto en los labios, me miro, como quien pide aprobación y al ver que no dije nada me pego más a su cuerpo y atrapo mi boca con la suya dándome un beso profundo y apasionado, no aguante más y lo tome por el cuello pegándome aún más a su cuerpo para hacer más profundo el beso, el jugaba con mi lengua mordía mi labio inferior y yo seguía su juego poniéndome más caliente, nos besábamos como si no nos fuéramos a ver nunca más, y en mi mente era así, luego paso de mi boca al cuello, lo besaba, chupaba y lamia como quien chupa un helado, cosa que me hizo arder más la piel, me mordió el lóbulo derecho de la oreja por lo cual lance un pequeño “aay” de placer, me miro y al ver el libido en mis ojos comenzó a bajar hasta mi escote que era muy pronunciado, sonó su celular pero no lo atendió y siguió con lo suyo, pasando la lengua por el borde que dibujaba mi blusa y la piel se me erizo, sentí como mis pezones reaccionaron al primer roce de su lengua sobre la piel de mis pechos y cuando se proponía hacer a un lado mi blusa y mi bra, sonó nuevamente el bendito aparato, lo saco de bolsillo, pero yo aún seguía en sus brazos con la respiración entrecortada, vio la pantalla contesto y dijo un simple “OK” y cerro la llamada, me dio un beso fuerte y profundo apretándome contra él, me vio directo a los ojos, y en ellos vi pasión lujuria y un poco de promesa y dijo que tenía que marcharse, pero que pronto sabría de él, sin más, se fue, dejándome sola, excitada y mojada.

Cuando abrí los ojos, me encontré con la mano en el pecho y mi dedo índice haciendo el recorrido de su lengua por mi pecho, sentí que mis bragas estaban un tanto húmedas del recuerdo y cogí una gran bocanada de aire para pasar la tortura de mis recuerdos, y me entro un poco la melancolía de saber que no iba a volver a verlo.

Me concentre nuevamente en el partido y en mi cerveza, cuando termino el primer tiempo suena mi móvil, conteste, era el, el corazón casi se me sale del pecho…

 

(si les gusto pondré la segunda parte)


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com