EXTRASENSORIAL, parte 2

Por Lucky Lucian
Enviado el 24/12/2014, clasificado en Adultos / eróticos
1906 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

visión distorsionada del mundo que a su vez precipita las calamidades... Y otra cosa, el cerebro es tan lento para asimilar cada nueva etapa de su vida que se le hace muy complejo entender los estadios precedentes y posteriores, anclándose fútilmente en el momento actual, pero si no satisface plenamente cada ciclo la llevará de arrastre, complicando su existencia actual así como la del futuro, cuando le toque transitar a otro nuevo período... ¿ y quien puede saber cual es el comportamiento adecuado de existencia si no ha conocido otra mierda, aparte de la suya..? Y si la conociera, ¿de qué valdría si no la puede vivir?"

         No bien terminaba de visualizar la escena con Margarita cuando su cuerpo astral se fijó en otro punto de su mente, en este se encontraba iniciándose en la universidad cuando conoció a Margarita y luego cuando ella le presentó a su primo Gabriel, de quien obtuvo una amistad en grado superlativo. Recordó la ocasión en que Gabriel le daba dinero para pagar el servicio en el comedor, también cuando lo ayudó a conseguir empleo en la empresa en la que él trabajaba, así como todo lo que necesitaba saber para desempeñarse en dicho empleo, y la novatada de probar un tabaco de marihuana que le provocó un ataque de tos tan fuerte que hasta vomitó, y luego las diversas drogas como la cocaína y el hachís, y todo ello gracias a Gabriel que era como su ángel carnal, con quien anduvo muchos caminos. Era algo así como una fraternidad con visos de ilegalidad, o  como un sentimiento de libertad y perversión mezclado de amor hacia lo interdicto.

En el recorrido de Ricardo por su interior, se encontró nuevamente con Margarita, pero ahora en casa de ella, una noche que se encontraba sola con él, cuando Margarita le declara su amor e incluso llegó a pedirle matrimonio alegando que no le importaba su vida pasada ni su porvenir ni sus debilidades, ya que ella consideraba que él era lo suficientemente inteligente como para alternar los avatares vivenciales; que a lo menos por ahora, ella necesitaba obtener el máximo de experiencias de vida, que ansiaba conocer ciertos tópicos de la condición humana y que ante todo quería entablar una negociación de pareja, la cual, formaba parte de un proyecto que ella trataba de desarrollar y que se relacionaba con su carrera profesional. Ricardo contemplaba extrasensorialmente, Margarita continuaba expresando su punto de vista mientras saboreaban una bebida espirituosa con olor extraño, como de ajos o hinojos, cuya preparación era la maceración de ciertas hierbas,  a la que ella se refería como natural y estimulante. Por su parte, ese ente subliminal que se había convertido  en espectador omnisciente, seguía suspendido muy alto, como si se encontrara en una sala de teatro, aunque el tejado de la casa era de proporciones normales lo suyo parecía fenomenal, hasta que la película se apagó. Entonces hubo un suceso, sintió elevarse más y más, perdió de vista todo vestigio de luz y sonido, un vértigo espantoso se apoderó de él, en su consciencia se producía un remolino de sensaciones virtuales; un peso en la barriga acompañado de escalofríos, seguido por una opresión en su pecho que no lo dejaba respirar a la vez que una dominación inusual en su pene, trató de sobreponerse, pero antes de ese instante su cerebro fue un torbellino haciendo un viaje mental a todos los confines materiales sabidos, hasta obtener la intelección. Sólo entonces supo  lo que sucedía, Gabriel  tenía la boca en su sexo, mordisqueando con ternura y como Ricardo tuvo una erección, su pareja aprovechó para satisfacerse, apoyándose en ocasiones sobre el cuerpo de este, que seguidamente adoptó  su condición activa en la relación para sumergirse en los placeres sensuales.

Ahora el reloj marcaba tres y quince de la madrugada, el aire estaba jadeante y ellos continuaban en medio de la noche.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com