EXENTO DE CULPA (PARTE 3 Y ÚLTIMA)

Por cclecha
Enviado el 26/12/2014, clasificado en Intriga / suspense
310 visitas

Marcar como favorito

EXENTO DE CULPA (PARTE 3)

 

Entonces pasó lo que tenía que pasar. El viejo no aguanto la visión de mi insolencia tratando de manipular su tesoro, la caja fuerte. Entonces arremetió contra mí, blandiendo el bastón en su mano derecha. Afortunadamente esquivé el garrotazo y con un certero golpe que le propiné, dobló una rodilla en el suelo. Pero el viejo, sacando fuerzas de flaqueza y viendo que su fortuna peligraba, intentó atacarme por segunda vez. Entonces, yo rápido cogí una figura de bronce que adornaba la mesa de despacho y se la estampé en toda la cabeza.

Mónica no dijo nada, pero la vi que de inmediato hurgaba por los bolsillos del Sr. Paco, en busca de las llaves de la caja. Al fin las encontró y me las dio, sin un ápice de temblor en los dedos.

Cogí la llave y se abrió al instante. La visión fue magnífica. Billetes de 200 euros se agolpaban en pequeños fajos y llenando las estantería metálicas de la caja fuerte. Mientras miraba extasiado la fortuna que contemplaban mis ojos, noté como Mónica había traído dos bolsas de deporte grandes. Inmediatamente llenamos las bolsas de billetes y nos las repartimos.

Sin limpiar nada ni hacerse cargo del muerto me aconsejó que mirara por la mirilla y saliese cuando todo estuviera despejado. Antes de salir me dijo

- No nos volveremos a ver más. Tú y yo no nos conocemos. Adiós

En cuanto no pasaban peatones, salí y me dirigí hacia mi casa. Después de guardar el dinero en un armario me dirigí a la ventana a observar. Al poco salió Mónica con la bolsa de deporte parando a un taxi un poco más adelante. Realmente no la volví a ver más.

Hace unos días que me dedico a observar desde mi ventana, por si hay movimiento en casa del Sr. Paco. De momento ya han pasado diez días y todo sigue igual. Vete a saber el tiempo que transcurrirá hasta que lo descubran. De momento solo puedo hacer que pensar y esperar a ver qué ocurre.

Me viene a la memoria multitud de citas y personajes que en el fondo es hablar por no estar callado. Hobbes, nos dice…”el hombre es un lobo para el hombre”, en cambio J.J. Rousseau nos cuenta que el hombre natural es bueno…es la sociedad que lo corrompe. ¿Quién tiene razón? Yo creo que los dos. Si miramos bien, el hombre es egoísta y a su vez altruista.

Ya sé que mi acción es injustificable según las normas éticas convencionales. El imperativo categórico de Kant, dice no cometer ninguna acción que no queramos que se convierta en ley universal. Lógicamente no queremos que el asesinato se convierta en ley universal, ya que esto sería un follón.

¿Recordáis el “Crimen y Castigo” de Fedor Dovstoievski? En este libro, el personaje principal también efectúa un asesinato a una señora mayor. Allí, Raskolnikof, se ve aquejado por innumerables remordimientos y angustias y como no puede aguantar la presión psicológica que esto representa, se dedica a darle pistas de su implicación al inspector que lleva el caso. Parece que aquí no hay progreso moral. Nada es más alejado de mi caso. Mi educación, aunque también cristiana, no me provoca ningún remordimiento sino más bien una alegría. Cuando miro hacia el armario, la bolsa cargada de dinero, me dice la multitud de cosas que puedo alcanzar, que me merezco y que me están aguardando… pero vayamos al meollo de la cuestión… ¿Existe o no progreso y evolución en mi acción? Pienso que mi conciencia está evolucionando. Ahora la consciencia humana no es la misma que dentro de miles de años. Si ahora mi pobre cerebro tiene una capacidad de 1.400 centímetros cúbicos, seguramente dentro de muchos años la capacidad craneal humana, será mucho mayor y el nivel de conciencia también. Si un futuro humano con mucha más capacidad craneal que yo, viera mi acción, no se extrañaría ya que con estas limitaciones, ¿Qué otra cosa podría hacer? Quiero decir que ahora soy más bien imperfecto y es lógico que me haya podido equivocar. Si el hombre Erectus era caníbal, se lo perdonamos por sus limitaciones craneales, de consciencia y cerebro, entonces no es de extrañar que a mí también se me perdone ya que actualmente estoy muy limitado.

 

Bueno… venimos del polvo de las estrellas y ahora nuestra conciencia puede conocer el cielo y las estrellas… curioso.

De una nube de hidrogeno caliente ha salido la razón humana… también curioso


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao