ATRAVESANDO EL TUNEL (PARTE 2 DE 3)

Por cclecha
Enviado el 26/12/2014, clasificado en Intriga / suspense
555 visitas

Marcar como favorito

ATRAVESANDO EL TUNEL (PARTE 2)

De repente la galería se ensanchó y una sala hecha de pared de piedra con una reja estrecha de hierro negro, apareció a su vista. El interior de la estrecha habitación, estaba oscura como la boca de un lobo. Berenguer aproximó la antorcha a la puerta de reja y dos camastros desvencijados y con los restos de dos hombres, se manifestaron entre las oscilaciones de la antorcha. Los despojos de los hombres eran evidentes, una tenue túnica pegada a los huesos y un cráneo mermado con unos jirones de pelo enganchados, asustaban la visión de cualquier mirada mortal.

     Berenguer desvió inconscientemente la mirada, cuando una voz no humana, que alteró profundamente su espíritu le dijo

     -“¿De qué tienes miedo? ¿Te asusta el ver unos restos humanos? Es verdad que la carne cercana a la juventud se muestra agradable y deseosa de ser vista. Pero el atemorizarse de ver un cráneo desprovisto de carne, con las protuberancias de los ojos, hundidas y resecas, con unos vestigios de pelo en la calavera, no forma parte de la manera de ser de un hombre hecho y derecho.”

     Ni Berenguer ni Jaime se atrevieron a decir nada. Los restos humanos continuaron hablándole

     -“No tendrías que asustarte por unos restos físicos. Tendría que importarte más el que tu alma se vea implicada en la decadencia más ignominiosa. Toda la crueldad que atesoras me temo que sea irreversible, mientras que los restos físicos son producto del tiempo y por lo tanto pasajeros. Horrorizarte por mi y no por tu alma, es absurdo”

     Jaime, desenfundó su espada y la puso del revés, mostrando una cruz entre la empuñadura y la hoja de la espada. La dirigió contra la figura estirada en el camastro. La voz continuó

     -“Haces bien en invocar la presencia de Jesús. Pero has de saber que él lo sabe todo. De vuestra presencia aquí, de mi postración eterna…del Bien y del Mal que hay en cada uno…”

     Berenguer se atrevió a susurrar

     -Yo no soy culpable de las atrocidades de mi bisabuelo…

     -“Tu bisabuelo era una mala persona…y tuvo su castigo en vida. Recuerda que su hermano pequeño conspiró contra él y lo asesinó, algo después que el acabara con nuestra vida. Tú has seguido sus pasos en la senda del Mal Existen sagas de artesanos, de intelectuales y en este caso, como el tuyo, de maléficos…

         Ahora habéis entrado en las entrañas del túnel. Tanto si reculáis hacia el castillo, como si avanzáis por el túnel, os espera una muerte segura. Lo único que puedes hacer es encomendar tu alma a Dios y aprovechar estos momentos bajo tierra para sanear tu espíritu.”

         Berenguer reaccionó y recordó la desesperada situación en que se encontraba, no podían perder tiempo, aunque se tratara de la palabra del Espectro, se volvió hacia el todavía estupefacto Jaime y le dijo.

         -Rápido, salgamos con celeridad del túnel, busquemos la salida hacia fuera. El tiempo se nos termina.

         Los dos guerreros se pusieron a correr fruto de su miedo y los deseos de verse fuera de la galería. Mientras avanzaban el túnel se iba haciendo más angosto y estrecho. Finalmente avanzaban con mucha dificultad. Berenguer, impresionado por las palabras de los restos mortales de la figura yacente, se encomendaba a Dios y pedía perdón por todo, por cualquier cosa, por lo primero que se le venía a la cabeza. No perdía nada por pedir perdón…si Dios le escuchaba, bien…sino, no perdía nada…

         El sudor le inundaba la cara, el momento era critico… lo único que podía hacer, era seguir invocando a Dios. El fiel Jaime le seguía de cerca. Era muy alto, su altura física era equiparable a su altura moral. El no tenía que invocar a nadie porque ya tenía a Dios en el corazón

         El túnel se iba haciendo angosto…cada vez resultaba más estrecho…ahora se veía como destilaba agua desde las redondeces del techo, provocando extensos charcos en el suelo.

         -Por aquí arriba, debe pasar el rio. Estas filtraciones deben de ser por eso- dijo Jaime

         Berenguer agarró con más fuerza la antorcha, cuando tuvo que levantar los pies del charco por culpa de una culebra de agua que huyó despavorida. Se iba incrementando el miedo que sentía, no por las culebras o ratas que se cruzaran por su camino, sino por que poco a poco se iba acortando el túnel y cada vez le quedaba menos tiempo, tal como le había dicho el espectro, para poner en orden su conciencia y para pedir el perdón. El siempre había sido bravo, se recordaba así en asaltos al poblado de campesinos, saqueando e incendiándolo todo, para infundir el temor a los que tuvieran una idea semejante de alzamiento contra él…También se mostró valiente en sus correrías de asaltos de guerra y de botín que afectaban a otras regiones…se mostró inflexible en castigar con la horca a un grupo de ladrones que robaron en el castillo… y así sucesivamente… sin embargo ahora, había perdido el valor para todo, tenía miedo por la muerte, por lo que podía suceder en el Mas Allá. Se le acaba de meter en la cabeza la idea que utilizan en la religión, del fuego eterno. ¿Sería verdad, que a los pecadores les espera un sufrimiento eterno?

         Las reflexiones se le fueron de la cabeza cuando una oscuridad diferente de la acostumbrada, se perfilaba al final de la galería. Efectivamente, un negro diferente se observaba al final del túnel. Estaban llegando al final de la galería.

         Una pequeña cavidad sin protección, pero completamente inundada de vegetación, les anunciaba el fin del recorrido. Jaime se puso a desembrozar con su espada, la espesa maleza que lo inundaba todo. Cuando pudieron pasar, reanudaron su viaje campo a través.

         Se escuchaba el atruendo de la refriega contra el castillo…pero también se oía las conversaciones de unos hombres que no podían encontrarse muy lejos. Las voces se fueron diluyendo, como si fueran apartándose y solo se volvió a escuchar el estruendo del castillo.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com