Masaje de mi jefe

Por amy.nathaly.sexota
Enviado el 02/01/2015, clasificado en Adultos / eróticos
24530 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Este año me presente en un trabajo para ser vendedera y secretaria en un almacén de persianas y cortinas. Llegue temprano a la entrevista para dar una buena impresión, allí habían varias chicas muy lindas, un poco mas mostronas de lo normal. Yo fui vestida más formal y con un buen escote. Más de una vez estas 38B me ayudaron a conseguir cosas,( y como dice mi novio… yo no camino con mis tetas sino.. tetas a donde llevan a Nathaly jejeeje). Mi futuro jefe Don Plutarco no dejaba de mirarme las tetas cuando me entrevisto, y con disimulo también miraba mi cola y piernas.

Empecé a trabajar esa semana, y por varios días las insinuaciones de mi jefe no se hicieron esperar. Yo había durado todo el año sin trabajo así que no sabía como actuar ya que no quería perder el empleo.

Un jueves Don Plutarco me dijo: “Nathaly, yo a usted la veo muy estresada, sabe? Yo soy muy bueno dando masajes, incluso tengo una camilla y aceites para que mis empleados estén siempre bien. Que le parece si mañana viernes se queda a medio día y lo le doy unos buenos masajes?”

Yo quede en shock, y no supe que decir. Solo dije: “déjeme pensarlo don Plutarco.”Ese día hable con mi novio, y quedamos en que yo hablaría con él al día siguiente, que cualquier cosa extraña que sucediera se lo comentaría.

Llego el mediodía del viernes, y mi jefe se acercó. Mirando con morbo me dijo: Nathaly entonces se va a quedar a medio día? Mira que es para que trabaje mejor. Le recuerdo que usted necesita mucho el trabajo”. Yo, me quede callada lo pensé por un momento y me quede. L

Me enseño la camilla y me acosté boca abajo como el me dijo. Empezó a tocar mi espalada y me cintura con fuerza masajeando con la palma de sus manos. Luego bajo sus manos hacia mis nalgas y las apretó. Le dije: “Don Plutarco por favor no haga eso”. El me dijo: Mire nathaly esto es por su salud y sobre todo POR SU TRABAJO así que yo de usted sería más cooperativa y comprometida con la empresa”. Yo me asuste y no dije nada más.

El comenzó a manosear mis nalgas una y otra vez, luego me pidió que me acostara boca arriba.

Inmediatamente dirigió sus manos a mi cuello y desde luego a mis tetas. Me abrió la blusa y yo l detuve. El me dijo: “Nathaly va a trabajar aquí.. Si o NO???”

Yo solo cerré mis ojos y deje que el siguiera, a los pocos segundos me tetas salieron de la blusa y mi jefe solo dijo: No puede ser!! Que tetas tan enormes tienes, que pezones tan grandes y jugosos!! No paso mucho tiempo antes que con pasión don Plutarco empezara a lamer y manosear mis senos.

Después de unos minutos me dijo: Usted puede lamérselos? Con su boca alcanza a lamerlos?

Con muchos nervios le dije que sí. Él me dijo con rabia: pues que espera! Chúpese estas tetas que mi tiempo es oro!

Con nervios y con los ojos llorosos lleve mi lengua a mis pezones y comencé a succionarlos con fuerza por varios minutos. Don Plutarco se percató que estaba empezando a excitarme porque mis pezones estaban más grandes y duros así que me dijo: Se está como excitando la putica?

Luego el me hizo sentar y abrió la cremallera del pantalón y saco una enorme y gorda verga y la puso frente a mi rostro. Yo me puse blanca de los nervios y la pena. Yo le dije: “ por favor don Plutarco no me obligue a eso” el me dijo: a ver Zorrathaly usted ya sabe lo que tiene que hacer, en la cara se le nota lo mamadora y culeadora que es. Así que no se haga la santa y hágale!! Valore su trabajo”

Con asco y miedo acerque mi boca hacia su descomunal verga y le di unos tímidos lengüetazos, de repente con fuerza el me tomo del pelo y con mucha violencia empujo mi cabeza hacia su verga, haciendo que me la tragara completica, hasta sentir sus bolas sobre mi mentón. Yo me atore e intente sacármela pero él me obligo a tenerla en mi boca. Yo pensé, bueno ya no me puedo salir de esto, así que si se la chupo fuerte y rico se va a venir rápido y esta pesadilla va a terminar.

Así que empecé a mamárselo muy rápido y fuerte, solo lo sacaba de mi boca para lamerle sus bolas o masturbarlo con mis manos. Escupía seguido sobre su verga porque sentía que eso le excitaba mucho, y trataba de tragármelo todito así me atorara a veces.

Después de casi 20 minutos de una de mis mejores mamadas me detuve porque sentí que él no se iba a venir así, tome una decisión más fuerte y puse su verga en medio mis tetas ya llenas de mis babas y le hice una gran paja rusa, mis tetas apretaban muy bien su ya rojo pene, y don Plutarco empezó a gemir de gozo. Al ver eso decidí intercalar la masturbada de mis tetas con más mamadas. A los 15 minutos el me tomo del pelo y me dijo: “abra la boca y saque la lengua rápido, perra”

Yo lo hice y el agarro su roja verga, y masturbándose la apunto hacia mi cara, intente cerrar mis ojos pero fue tarde. Una descarga increíble de semen llego a toda mi cara y mi lengua. Fue tanta la leche que hasta mis tetas y todo mi cabello quedaron llenas del baboso y pegachento líquido seminal.

Yo me atoro muchísimo intentando tragar todo ese semen y mis ojos me ardían demasiado.

Entonces dije: Ya me puedo ir don Plutarco?

El me dijo zorrathaly esto apenas comienza. Quítese toda la ropa rápido.

Yo empecé a llorar y me quite con torpeza el pantalón la blusa y los cacheteros.

El me hizo poner en cuatro, y de repente sentí una gran lengua penetrando con afán mi rosado ano. Mi vagina no pudo evitar empezar a babear y un leve gemido salió de mis labios. Al sentir eso mi jefe como a lamer con más ganas mi culo y rapidez empezó a masturbarme con sus manos.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com