Con mi "amiga" Ingrid

Por Gustavo
Enviado el 07/01/2015, clasificado en Adultos / eróticos
7472 visitas

Marcar como favorito

Me recosté en la cama, Ingrid se colocó sobre mí. Me besó apasionadamente y se acomodó a la altura de mi pene que estaba a medio despertar. Con la mano lo llevó hasta la entrada de su vagina, el roce me excitaba aún más y despertaba mi locura, me encontraba a su merced. Ella estaba igual de excitada y no podía esperar más, la fricción nos estaba excitando demasiado a los dos. Introduje el pene en su vagina, nuestros cuerpos se estaban fusionando en uno solo; su interior era tan maravilloso como su exterior, por dentro su pasión se manifestaba en el calor de su vagina y la humedad que la inundaba. Ella comenzó con movimientos suaves, entraba y salía, sus ojos se perdían en la habitación, sus pechos brincaban y se movían de un lado a otro con cada embestida, los ruidos de nuestros cuerpos al chocar se entremezclaban con los suspiros y gemidos que soltábamos del placer y con la canción que sonaba en la habitación, la favorita de Ingrid.

La intensidad de las embestidas aumentaban a cada minuto, igualmente que el placer se disparaba por los cielos, el sonido del choque de cuerpos se elevaba con cada embestida, sus senos brincando mientras ella se montaba sobre mí me prendía aún más y más. Mi cuerpo luchaba contra la sensación que su vagina me provocaba, con cada embestida parecía que lo engullía cada vez más, sus paredes que al tacto estaban ardiendo aprisionaban mi pene estrujándolo con fuerza. Toda aquella combinación hacía que estuviera a punto de estallar, no podía retrasar más tiempo mi corrida. La besé y le dije que estaba a punto de venirme y ella quería que mi semen la bañara por dentro así que aumentó la velocidad e intensidad de las embestidas al máximo, en mi mente pude sentir como todo se nublaba y sólo la vislumbraba a ella así que me entregué 100% y me corrí. Mi semen salió a inundar el interior de su vagina, al mismo tiempo las contracciones en su interior aumentaban todavía más y la temperatura de su vagina se elevaba apretando fuertemente mi pene cuando de repente pude sentir su orgasmo acompañado de un largo e intenso grito. En su interior un río de placer se desbordaba mientras nuestros fluidos se fusionaban en uno solo.

Así es la "amistad" que tenemos con Ingrid, muy fluida y placentera. ¿Quién de ustedes tiene una amistad así?


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com