No esposa, pero esposada

Por Manuel Murillo
Enviado el 05/01/2015, clasificado en Microrrelatos
387 visitas

Marcar como favorito

Ella, como siempre, vestida de naranja. Él, como siempre, vestido de azul.

-Puedo ayudarte a escapar esta noche, pero entonces no podremos volver a vernos jamás - Le dijo el carcelero, en el instante en el que nadie pasaba.  

-Lo sé - dijo ella en voz baja -, por eso me quedo. Prefiero un presidio eterno antes que una libertad sin ti.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com