Recuerdos Mojados (Noche #2)

Por JhotaEle
Enviado el 10/01/2015, clasificado en Adultos / eróticos
3577 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Ella pensó que eso seria sólo un sueño, luego de que todo me contara comencé a planificar como seria ese día donde ella se entregaría a mi. Rápido eche el plan en marcha, nos veremos el jueves. Y así sentado en mi cama con los ojos vendados la dejé entrar a mi casa, a mi cuarto. Tuve que hacerme el dormido mientras ella su ropa de dormir se ponía. Esperaba con ansias que se acostara a mi lado... Sus manos calientes tocaron todo mi pecho y yo no me pude aguantar y la bese con pasión. Ella se entregó a mí con ese beso que me hizo desearla más, querer que se entregara a mí por primera vez. Muchos dirán que nosotros los hombres no tenemos sentimientos pero no hay mejor cosa en el mundo que sentir como la mujer que quieres se quiere entregar a ti o que simplemente estas a punto de hacerla tu mujer. Grandes palpitaciones corrían por nuestro cuerpo mi miembro cada vez se ponía más sólido, como si ella con solo corresponderme un beso me dejará saber que me desea tanto como yo a ella. Ella me dice que con amor todo se vale, yo solo la quería complacer así que con mis suaves manos baje por su piel. Comencé a acariciarla como si fuera cual rosa, tan suave tan perfecta... tan mojada. Ella me hizo sentir que me deseaba. Ella ese día fue mi mujer, se me entrego en cuerpo y alma. No estuvimos segundos, no estuvimos minutos... para mi fueron horas, días, semanas hasta meses. Sentí como ella hacia lo que le pedía sin reprochar, sin preguntar. Sentí como sus gemidos entraban no sólo por mis oídos sino que recorrían todo mi cuerpo, todo mi ser. Lo más que me gustaba es que con esas dulces palabras que dijo a mi oído cuando la comencé a besar fueron: "Quiero que me hagas tuya", esas fueron las mejores palabras que escuche antes de lamentablemente despertar. Pero no me importa yo se que el jueves la haré mía, y juntos nos entregaremos, como si yo fuera el hombre de su vida y ella la única mujer que domina la mía.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com