El hermano de mi novio 3

Por rojo passion
Enviado el 12/01/2015, clasificado en Adultos / eróticos
9603 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Apenas me salían las palabras, mi mente flaqueaba ante aquellos gratificantes estímulos, solo podía mirarlo fijamente y experimentar la misma pasión que exprimía nuestras almas y avasallaba nuestros deseos carnales.

-:Entonces, ¿ Por que no me hablabas ? ni me mirabas en la mesa. Dije con aires de ofendida por lo sucedido horas atrás.

-: No entiendes!!. Me dijo apenas yo había acabado, soltándome febrilmente con una cólera expresada tras el puñetazo que recibió la pared de madera.

Minutos después de completo silencio, continuo diciendo -: Eres la mujer de mi único hermano y ,sin embargo, no me importa en lo absoluto. Parezco un perro alzado con ganas de hacerte mía, aquí, ahora y en todos lados.

Acariciando mis muñecas con tranquilidad por el dolor provocado. Lo mire, sigilosamente, esta vez socavando los sentimientos de aquel animal indomable que tiraría todo por la borda por un impulso.

Gastón, impasible y arrepentido por su brusca exposición, ante mi mirada se disculpo. Si bien su rudeza me atemorizo, no puedo mentir sobre que también me excito completamente. El silencio nos ahogaba y la incomodidad se hacia presente como una brecha que distanciaba nuestros cuerpos del regocijo emitido por el calor. Tome la cola de mi vestido entre la paja e intente irme, pero fue en vano.

Me sujeto del codo, dándome vuelta para finalmente besarme. Su lengua , despiadadamente arrollo con mi resistencia haciéndome desear mas de el y junto con sus labios, suaves como el terciopelo y carnosos me iban comiendo salvajemente y apasionadamente, tapando mi conciencia, sentidos y los latidos de mi corazón palpitante. Entre labios, besos, lenguas y saliva también tuvieron lugar las caricias. Lo tome frenéticamente hacia mi succionando su perfume por mis poros y tirándole de su espesa cabellera ; sus brazos y espalda de tejidos fibrosos me cubrían toda mi menudez asemejándose a una especie de coraza protectora, mientras sus manos expertas subían y bajaban deslizándose y explorando el terreno como se tratase de una clase de geografía. Primero rodeando mi cuello comenzó a descender hacia mi nuca, besándome vorazmente con furia incontenida tras cada contacto de el sobre mi piel. Continuó por la desnudez de mi espalda hasta hallar el cierre que encarcelaba mi culo de su libertad. Los hábiles dedos victoriosos de aquel hombre , se introdujeron dentro apretándomelo fuerte con caricias deliciosas, generando una serie de gemidos que emitía dentro de su boca. Luego, se deshizo de los breteles dejando a la vista mis redondos senos, para lo cual se aparto logrando así obtener un símbolo de entrega hacia el , los miro fijamente y apenas, logre escuchar -: "Jamás he visto unos senos mas bellos que estos"... Ingirió una bocanada de aire y se abalanzo fundiéndose en ellos. Succionaba con ímpetu mis pezones a la vez, que sus manos se encargaban de masajear la superficie y con lamidas sublimes lograr un efecto electrizante. De esa forma, le sujetaba con avidez su cabeza para animarlo a que se adentre en mí cada vez más, a pesar de que mi cabeza colgaba y mis labios abiertos de par en par , manifestando jadeos y gemidos tan fuertes que creía que moría en ese instante. Deseaba que jamás se acabe.

Siguió el camino, desprendiéndose de lo que restaba de mi vestido, deteniéndose en mi ombligo ,por un instante, para besarlo con ternura y proseguir hacia la fuente principal, mi vientre. Beso todo mi cuerpo como si fuera un caramelo dulce. De pronto, se arrodillo y a medida que separaba con cuidado cada una de mis piernas , acariciaba y lamia mis muslos, provocando punzadas en mi vientre cada vez más fuertes y tortuosas dando lugar a olas de fluidos húmedos y viscosos , que se desprendían como reacción a los estímulos percibidos por mi cuerpo.

Ya no era el quien no tenia capacidad de resistir, sino que ahora era yo la que necesitaba y anhelaba que finalice este martirio enloquecedor.

Continuara....


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com