Perfume

Por Fede Frisach
Enviado el 18/01/2015, clasificado en Intriga / suspense
370 visitas

Marcar como favorito

Afuera llovía. Sergio destrabó la puerta del auto desde adentro. Damián corrió desde la puerta de su casa hasta el auto y subió del lado del acompañante mientras Sergio lo esperaba tranquilo.
-Llueve mucho.
Afuera acarreaba.
-Lo gracioso de esto es que hoy me pasó lo que pasa siempre.
Damián esperó escuchando en silencio. Sergio continuó, mirándolo.
-Hoy lavé el auto.
Damián sonrió aliviado.
-Sergio, ¿qué trabajo es hoy?
-Algo simple. Nos van a dar una valija llena de cheques a cambiar. Tenemos dos días para ponerles firmas, así que  el lunes que esos cheques tienen que estar en el banco y la plata en nuestros bolsillos.
-Fácil. Negocio simple. Nadie sale herido, nadie debería darse cuenta.
-Nadie.
El auto se deslizaba oscuro por la noche como un escarabajo pequeño sumergido en el barro. Sergio volvió a hablar.
-Hoy también ha pasado algo muy gracioso si quieres llamarlo así.
-Dígame jefe.
-¿Recuerdas que ayer a la noche fui a hacer el trabajo en esa casa de la costa?
-Si, recuerdo. Por cierto, ¿cómo ha salido todo?
-Muy bien. Fue un trabajo fácil. Lo gracioso fue lo que pasó cuando volví del trabajo.
Hubo un silencio.
-Dejo el auto en la puerta de mi casa, le compro unas flores a mi esposa y entro a verla. Ella está dormida en su cama, la despierto pasando suavemente la rosa por su rostro, luego le doy un beso en la boca, ella abre los ojos y me toma de la nunca. “Te extrañé, que bueno que has vuelto” me dice.
Hubo otro silencio.
-Bueno jefe, ha sido muy romántico de su parte.
-Si. Mi esposa se lo merece. ¿no crees?
-Si jefe, claro que sí. Eso creo.
Sergio manejaba velozmente por la calle vacía mientras hablaba con Damián sentado a su lado. Continuó.
-Bueno, te seguiré contando. Luego le hice el desayuno. Yo era el que había venido de trabajar, así que quería suplir mi ausencia. Le llevé el café con tostadas y un té con miel a la cama, y ahí lo sentí.
-¿Que sintió jefe?
-Un perfume de hombre.
-¿Un perfume de hombre?
-Sí. Un perfume de hombre. De otro hombre. Estaba por el aire. ¿Y te digo que mas?
-¿Que mas jefe?
-No era la primera vez que lo sentía.
-¿A qué se refiere jefe?
Sergio lo miró lentamente.
-Que otras madrugadas había sentido ese perfume. Pero quise hacerme la cabeza de que yo estaba equivocado. Luego, como seguí sintiéndolo, me esforcé mas para enamorar a mi esposa. Pensé que bien atendida ella no debería de equivocarse con otro. Pero no resultó ya que hoy a la mañana volví a sentir ese perfume de hombre en mi habitación.
-Que terrible noticia jefe… pero quien sabe… quizás usted se esté equivocando. Quiero decir… es perfume…. sólo un perfume.
-Lo sé Damián. Eres inteligente cuando puedes. Pero yo sé que hay algo más… Mi mujer lleva un tiempo engañándome. Lo sé.
Hubo un silencio.
-Sólo lo se…
El auto andaba solitario por la calle. El cielo despedía algo de granizo y luego volvía a caer agua sobre el asfalto. Era una imagen formidable.
-Damián, estoy muy dolido. ¿Sabes qué cosa me preocupa? Que ella debe estar viéndose con un idiota. Con un estúpido idiota que está arriesgando su vida estando con mi mujer…
Hubo otro silencio. El auto se detuvo frente a una casa de pequeña puerta de madera. Sergio prendió un cigarrillo y bajó un poco la ventana de su lado. Luego apagó el motor.
-Esa es mi historia Damián, cuéntame ahora de la tuya.
-No tengo historia.
-Si, claro que la tienes. Dime algo. Por ejemplo cuéntame que has hecho ayer a la noche.
-Pues nada. Fui a un bar solo a tomar unas cervezas. Me encontré allí con unas amigas y jugamos al pool. Luego fui hasta mi casa y pedí piza. La esperé y cuando llegó la comí viendo una película. Rocky 5. Yo había visto todas las Rocky, hasta la 7, pero me faltaba la 5. Así que la busqué en internet, la encontré y la vi. Después tomé dos medidas de whisky y me fui a dormir.
-¿Dormiste bien?
-Si. Y hasta hoy a la tarde. Dormí muchas horas. Hoy me levanté antes de que empiece la lluvia.
-Sabes algo Damián… quiero volver a conquistar a mi mujer.
-Que bueno jefe.
-Ya le he dado flores, regalos, y hasta cuadros de pintura de primera línea. La escucho hablar hasta que se duerme  y le doy todo el cariño que puedo. Yo la amo. Pero parece que no puedo hacer nada mas…
-Que horrible jefe…
-Quiero entonces cambiar mi imagen. Peinarme distinto, buscar mejor ropa… subir más el nivel…perfumarme bien…
-Que buena idea jefe.
-Damián, dime, ¿tú sabes de perfumes?
-¿Que quiere decir jefe?
-¿Que perfume usas?
-Ha… Y … creo que el Hugo Boss Nuit, pero es sólo una imitación, claro…
-¿Tú crees que una mujer como mi esposa pueda diferenciar un original de una imitación?
-No lo sé jefe. Yo no sabía que a las mujeres les interesaba el perfume.
-Y quizás a ella no le interesa…pero a mí sí.
-¿Que quiere decir jefe?
Sergio sacó rápidamente de la guantera un revolver y lo colocó en el cuello de Damián mientras lo tomaba de la camisa con la otra mano. Lo miró fijo , a los ojos, con dureza.
-¿Puede ser que ayer no hayas ido a ningún bar a jugar al pool?
Damián asintió lentamente.
-¿Puede ser que no hayas visto ninguna película, que no hayas tomado ningún whisky y que no te hayas acostado luego?
Damián asintió.
-¿Puede ser que en lugar de haber dormido en tu casa, hallas dormido en otra?
Damián asintió. Una lagrima cayó por su mejilla.
-¿Puede ser que hayas dormido en mi casa, en mi cama?
Damián esperó. Miró hacia otro lado, sus ojos lagrimeaban.
Sergio lo sacudió con fuerza y gritó perdiendo el control:
-¿¿¿Puede ser que hayas dormido en mi casa, en mi cama???
-¡Máteme jefe! Pero por favor: perdóneme!
-¡Repito! ¿Puede ser que hayas dormido en mi casa, en mi cama?
-¡Si jefe!
-¿Puede ser que te hayas acostado con mi esposa?
-¡Perdón jefe!
El disparo se escuchó bajo la lluvia como un trueno que había sido explotado entre el agua y el granizo. El motor del auto volvió a prenderse y salió hacia delante por la calle oscura bajo los ojos de nadie.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com