YO

Por susanaescribe
Enviado el 19/01/2015, clasificado en Poesía
137 visitas

Marcar como favorito

Yo estoy aquí

como una esfera

donde el cristal alumbra inútilmente.

Estoy en la misma edad de piedra.

En la desunión de las desuniones.

Cumbre que a todos magnifica.

Tiempo sin dar los hechos en la mano

Pálida continuidad de esas secuencias

donde se vuelve el caracol, un dado;

y la suma no es suma, sino resta,

porque ya no comprendo el diccionario

de las calles mojándose en el labio.

Hablando, siempre hablando…

¡Cuando sabrán que callar es necesario!

¿Cuando, cuando?… El pájaro

esta sobre los cables, enredado,

ya no puede su angustia con la rosa,

y su proximidad de gelatina.

Ya no hay nada que ataque o emocione:

ni una luz, ni una estrella,

ni una amiga.

Ni siquiera el amor sirve de valla

para escuchar su voz, y contenerla

y luego redimir las explosiones.

No, no hay nada.

No te importe

si mi dolor se dobla o se derriba;:

si se estrechan los surcos de mi cara.

Mi corazón: un vidrio transparente,

la mitad de un país, una avenida;

un enjambre de rayos inconscientes

donde el espejo abre los dorsales,

y en tu rostro desnudo se refleja.

Soy como soy.

Caridad de caridades.

Alma de tantas pocas experiencias.

Lumbre que ni se apaga ni se enciende,

porque la sombra vaga y se desprende.

Canción de adiós hecha silencio;

comunión de algunos oradores.

Risa perpetua para la flor divina

que nos comunico su pertenencia.

Ahora soy,

por mucho que yo he sido:

luces de luz, alambre con tejido:

inexplorada tierra sobrehumana

donde se emana el liquido que exijo.

Ahora soy,

por esta tierra extraña,

por estos desniveles, estos muslos,

por esta secreción de poro inerte,

por estos labios donde me redimo.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com