TODA UNA VIDA POR DELANTE

Por Dvn
Enviado el 24/01/2015, clasificado en Amor / Románticos
577 visitas

Marcar como favorito

Todo comenzó un día despejado, los rayos del sol entraban por la ventana, fue entonces cuando abriste los ojos y allí lo viste, con cara de niño bueno, nunca pensaste lo que ocurriría a partir de ese día, tu solo pensabas en ese instante, soñabas con pillar ese momento y nunca soltarlo, soñabas con que esa persona abriera sus ojos y te dijera esas dos palabras que tanto deseabas escuchar de su boca, esas dos palabras que pronto se acaban pero que si se dicen desde el corazón duran una eternidad, tu solo esperabas y ese “Te quiero” nunca llegaba.

Solo te veía como a una amiga con la que jugar cuando le apetecía, pero lo que él no sabía era que mientras él jugaba tú te enamorabas, tus sentimientos cada día llegaban a más, intentabas salir de su prisión y tirar la llave al mar, había veces que lo conseguías pero siempre alguien se encontraba y te devolvía esa maldita llave que de vuelta a su prisión te llevaba.

Encerrada en tu habitación de nuevo te imaginabas una nueva vida a su lado, una vida sin preocupaciones, una vida con él, una vida respirando su mismo aire, una vida en la que vuestros corazones dieran el mismo latido, en fin, una vida hecha a vuestra manera. Y mientras eso imaginabas, las horas lentamente pasaban y los segundos cada vez más te pesaban cuando a su lado tú no estabas y en él pensabas.

Un día, sin darte explicaciones, te dijo que para él ya no existías, en ese momento tu alma se alejaba de ti y en lo más lejano se perdía mientras tu cuerpo inconsciente al suelo caía. Los meses pasaron y tu solo escuchabas hablar de él, pero no lo veías.

Un día llamarón a la puerta, deseabas con todas tus fuerzas que fuera él y que tu sufrimiento por no verle acabara, eran malas noticias… Ese chico que tanto habías esperado te decían que a otra se había buscado, no dabas crédito a tus oídos, tus sueños de estar junto a él se rompían en mil pedazos, tú en tu disfraz de valiente solo decías que le deseabas lo mejor, pero, por que decías eso? Porqué te escondías de la realidad? Porque no enfrentaste  tus miedos aquel día que contigo dormía? Porque no hiciste nada en su momento?

Pero de que valían ahora todas esas preguntas, solo pensabas que de ti se alejaba y que allí en el horizonte con otra se encontraba. Desde ese instante los días para ti pasaban como siglos, no salías de tu soledad, desde ese instante ya no conocías la felicidad. Te torturabas a ti misma, te imaginabas sus labios rozando otros que no eran los tuyos y que esas dos palabras que tanto esperabas que te dijera, ahora otra las estaría escuchando.

Poco a poco de tu soledad ibas saliendo, poco a poco se podía ver en tu cara una sonrisa, poco a poco dejabas atrás todos tus sueños con él, poco a poco de tu mente se iba borrando su rostro… Ya lo habías conseguido cuando sin tiempo para darte cuenta vuelve y te dice que ese día no era consciente de sus palabras que su relación con esa chica no funcionó y que le perdones, después de mucho pensar, tomas la mejor decisión de tu vida, no perdonarle y acabas pensando que tu vida no gira en torno a él y que te queda un mundo por delante.

La vida empieza a sonreírte, hazle caso y sé feliz  y sobre todo, no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy, pues mañana puede ser demasiado tarde.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com