Celos del viento que te peina tu pelo...

Por La fabrica del 3D
Enviado el 26/01/2015, clasificado en Amor / Románticos
483 visitas

Marcar como favorito

Celoso del viento que te peina tu pelo de seda.

Celoso de la lluvia que acaricia tu cara.

Celoso de la sombra que te sigue…

Mientras yo te veo de lejos en mi coche solo, y con miedo a que te gires…

 

Celoso de tus carcajadas con el novato pijo de la oficina.

Celoso de tu vestido rojo que te agarre perfectamente la cintura.

Celoso de tus miradas de picardía que le deja a cualquier hombre sin respirar.

Mientras sigo esperando la ocasión para hacerte reír, pero para mí.

 

Al fin te he pedido para salir a cenar conmigo, me has aceptado sin dudar ni un segundo.

 

Celoso de que me pregunto cuantas cenas como ésta has estado.

Celoso de las noches que no pasas conmigo.

Celoso de si alguien más ha visto esa silueta trazada por la vela aromada de vainilla moviéndose en

la pared.

Celoso de si en esos ojos redonditos había estado otro hombre que los adoraba, mientras los

besaba, y te susurraba un “te deseo” cada mañana.

Celoso del sueño en el que estás…

Mientras yo no quiero perder ni un segundo del amanecer reflejado en tu cara.

 

¿Eres mía?

¿O eres de alguien más?

¿Quién soy yo para pedirte que seas solo para mí?...

 

Celoso de que me trates como si nada hubiera pasado.

Celoso de que tengas planes justo el día que quiero pasarlo contigo.

Celoso de ese amigo que siempre fuisteis algo más que amigos.

Celoso de que veo el sentido de tus ojos… y sé que nunca le sustituiré… nunca voy a ser como él.

 

Celoso de que me fijo en todos tus detalles cada segundo pero tú no sabes cuál es mi color favorito.

Celoso de que me dices “te quiero” cuando estás respondiendo.

Celoso de que nunca alcanzas el nivel al que te necesito…

Celoso de que te digo que veo “siempre” junto a ti, y que me contestes que eso no se sabe “nunca”.

 

-Tío, tienes que distraerte con otras cosas, en tu cabeza solo está ella… ¡¡Por mucho que la quieres

necesitáis vuestros espacios!! Ella te quiere con locura, sino no estaría contigo. No puedes estar tan

pendiente de ella en todo el momento, la vas a agobiar y eso es lo peor.

- Esa es mi forma de expresar el amor hacia ella, no se expresármelo de otra manera…

 

SMS

-Cariño, lo siento. Sé que últimamente te estoy agobiando con el tema de vivir juntos. Es normal que

necesites tu tiempo y pensárnoslo mejor. Quizás no sea el hombre con el que quieres pasar el resto

de tu vida, soy un fracasado. Te quiero con locura.

P.D.: no hace falta que me contestes ahora, sé que estas con el proyecto que ni vives como para

rallarte más con esos temas. Te quiero, si quieres que te llame dame un toque.

-Está bien. Vamos a tomarnos algo y hablamos mejor…

 

Celoso de tus SMS concisos.

Celoso de que al final siempre acabo pidiéndote “perdón” para que esto “funcione”.

Celoso de que no sé en qué estas pensando cada vez que suspiras.

Celoso de que no me das pistas suficientes para que no siga con este insomnio.

 

-Simplemente, quiero que aprendas hacer tu vida sin mí, Miguel. Formamos una gran parte de cada

uno, pero no somos todo. Te pierdes demasiado en esto, hasta a ti mismo.

 

Celoso de que me lo dijeras como si fuese por mi bien, si al final tus palabras son como puñaladas.

Celoso de que no valoras el esfuerzo que hago.

Celoso de que nunca hemos estado en el equilibrio…

Celoso de que le escribes siempre a ese “amigo” cada vez que discutimos…

 

¿De qué habláis?

¿Te dice que él te entiende, pero que yo nunca llegaré a entenderte?

¿Te dice que mi amor hacia ti es egoísta y manipulador?

¿De qué estáis hablando… por qué la última conexión de tu whatsapp es a las 5 de la mañana?

 

-Miguel, no puedes estar siempre con lo del mismo. Ya estoy cansada de darte más razones, porque

no crees que entre nosotros es pura amistad.

 

- Te dejo escoger entre él y yo.

-Miguel…

 

Celoso de que solo yo estoy celoso.

Celoso de que no me has escogido a mí…

 

-No no… es una tontería, no me hagas caso… estoy mal… lo siento Michelle, lo siento…

 

Una lágrima llena de decepción cae tan de prisa que no he podido detenerlo con mi último

beso a tu comisura…

 

Celoso de que tus ojos ya no tiene ni vida cuando me miras.

Celoso de que mis perdones ya no me sirven como la última gota de sangre.

…

Celoso del viento que te peina tu pelo de seda.

Celoso de la lluvia que acaricia tu cara y se confunde entre tus lágrimas

Celoso de la sombra que te sigue…, y esa sombra siempre ha sido yo.

Celoso del amor que había existido, y estábamos ahí...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com