Quiero que no se acabe.

Por dulcesueños
Enviado el 04/02/2015, clasificado en Adultos / eróticos
5988 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Lo que puede llegar a desear la mente cuando no tiene el contacto físico de la persona deseada entonces que es lo mas usual para satisfacernos a nosotros mismos la imaginación y los fetiches incluso las fantasías. Ahora mismo me encuentro tumbada en la cama con las piernas estiradas, la cabeza apoyada sobre una almohada junto a los brazos que pasan por debajo de la misma almohada. Llevo ropa claro esta para no pasar frío por la sencilla razón de que por la noche refresca mucho y son unos pantalones finos, largos con cuadrados rojos y verdes, camiseta de color naranja, sudadera de una universidad que me compre en Italia. Todo esto lo describo con un latido de corazón fuerte que siento desde el pecho hasta los oídos, por no tener cerca a la persona en la que pienso constantemente y no sentir sus caricias cerca como cualquier parte de su cuerpo incluso palabras procedentes de los labios que con tantas ansias quiero besar vuelve loco a cualquier ser humano.

Me imagino en este momento tumbada como me descrito anteriormente, pero no en mi casa, con mi ropa y lo mas importante en mi cama sino que deseo estar vestida con una camiseta ancha de su armario que anteriormente me dio impregnada de su aroma tan embriagador, tumbada en su cama de matrimonio con las sabanas enredadas entre mis piernas que dejan al descubierto parte de mi espalda baja, una mano la tengo por debajo de la almohada y otra extendida por encima de la cama en lo que me entre tengo con mi pelo largo de color castaño mientras espero a la persona que satisface mis deseos y sentimientos más íntimos en relación con el placer de hacer el amor. Mientras me he distraído de alguna forma agudizo los sentidos y trago fuertemente un poco de saliva porque se acerca una noche muy divertida para ambos en ese ultimo pensamiento oigo unos pasos acercándose como si el sujeto viniera descalzo, entonces aparece una figura de un hombre alto, complexión física bastante fuerte en lo que resalta su espalda ancha, brazos notables, piernas largas. Así de forma general conforme le da mas la luz de una lámpara de mesa encendida tiene el pelo algo revuelto de un color castaño oscuro como los ojos siendo totalmente del mismo tono, no lleva ninguna camiseta y abajo solamente lleva unos pantalones de chándal oscuros.

- Espero que no hayas esperado mucho. Comentaba de camino hacia la cama con sus pies descalzos y me mira mientras habla.

- No, podía estarme quieta por lo que ha sido rápido. Le contesto y dejo de jugar con mi pelo en eso miro directamente a sus ojos.

- ¿Entonces dime que has hecho para no estarte quieta en mi ausencia?

- No, mucho jugar con mi pelo imaginar en lo que me harías esta noche y muchas cosas cada vez mas divertidas. Todo eso lo digo con tono provocativo en un susurro claro para los dos.

- Umhhhh, supongo que en esas "cosas divertidas" me hayas incluido porque sino... Hablo cuando tenía apoyada la rodilla encima de la cama y una mano más adelante de su cabeza para apoyar mejor su frente contra la mía.

- Si, no te podía sacar de mis pensamientos incluso de mi mente. Susurré con un gemido con el que se me notaron todas las intenciones.

- Así me gusta que pienses en mi mas de una vez a lo largo del día y sobre todo por la noche. Cuando acabo de hablar me beso salvajemente impidiendo que le contestara.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com