Rio Helado

Por Fede Frisach
Enviado el 02/02/2015, clasificado en Varios / otros
203 visitas

Marcar como favorito

Me estoy convirtiendo en un excéntrico. De alguna forma siento que cada cosa que haga o diga o escriba puede ser sentenciado. Como una sensación de ser una figura pública, cuando en realidad no lo soy en absoluto. Nadie sabe quién soy. Nadie sabe qué es mi nombre. Y no me interesa. Pero de todas formas tengo esta sensación en cada cosa que hago, en cada relación que tengo todos los días, en cada lugar que entro. No sé bien porque pasa. Quizás me esté preparando para algo nuevo. No lo sé.

De todas formas estoy siempre luchando contra mi cabeza. La meditación, la noche, el alcohol, el arte. Todo se basa en darle belleza a esta locura que alguien metió en mi cráneo. El miedo a la muerte, a la locura, la angustia. A la mente hay que domarla con fuerza, con coraje, con corazón. Detrás de cada miedo hay un amor abundante que se siente increíble.

También me muestro algo orgulloso. No sé bien por qué pasa. Pero es simple: me convierto en un excéntrico. Y además tengo todo este rollo con las mujeres. Me desbordo con ellas. Como con el alcohol. No puedo parar. Estoy una noche en un bar y ellas salen de todos lados y las sigo caminando por el patio siguiendo detrás el olor de su perfume. Hablo con muchas en la misma noche, todas hermosas, alegres, seductoras. Las entiendo sin mirarlas y las siento entrar y moverse y sentarse en un rincón y aparecen las botellas de alcohol y no puedo decir basta. Y se me van todos los billetes y siguen sacando botellas y la noche se me va. No importa si termino solo o acompañado. En realidad nunca importa eso, porque a la larga sigo solo, en mi búsqueda, intentando resolver mis ruinas emocionales.

Pero no todo es tan dramático y trágico, no. También hay muchos días de  estabilidad, de no necesitar, de humildad y alegría y sencillez. Se puede decir que oscilo mucho. Depende de las personas que me cruce en el día. Soy como una esponja que absorbe las energías de quien me rodea. Creo que todos somos algo así de todas formas.

Por suerte ya no tengo arrebatos de violencia. Bueno. Ayer tuve uno. Pero fue comprensible. Yo estaba hablando con una amiga, ella y yo, ambos solos, tomando algo en un bar, fumando, entonces  un idiota se acercó a pedirnos una seca y se quedó hablando con ella como si yo no estuviera. ¿de dónde salió? ¿que es eso? si no fuera por ella le hubiera roto una botella en la cabeza, hasta ya tenía el movimiento planeado. Pero ella lo echó y él se fue. Después me di cuenta que siempre que salía con esta amiga pasaba algo violento. Ella era la que incentivaba esas cosas. Tanto en mí como en los subnormales que se acercaban. Todos caían en la trampa como moscas en la red de una araña vaginal. Es terrible si lo pensás dos veces. Mejor mantener a esa gente lejos. Ya no quiero violencia en mi vida nunca más. Definitivamente.

Y después hay mucha música. El bajo me hace volar. Me da fuerzas. La escritura me da aliento, la poesía me eleva, y el bajo me hace volar por el cielo. Mientras tanto sigo trabajando produciendo eventos. Soy un fakin productor de la noche. Pero bueno. Quizás nadie se imagina que detrás del productor hay un poeta blando que quiere cariño, que no quiere molestar a nadie, y que anda un poco loco y lleno de ganas de vivir con plenitud. De todas formas, allá ellos. No tiene porqué interesarme que piensen. Yo soy esto. Y esto es lo que ando haciendo con mi vida. Siempre apuntando a lo mejor posible. Lo más alto.

Después está el tarot. Es fascinante. No puedo dejar de estudiarlo, de mirar las cartas, de tocarlas, de sentirlas. Los arquetipos que manejan son muy fuertes. La Muerte, El Emperador, La Fuerza… qué carta La Fuerza. Me da poder. Domar al león, al instinto, estar presente avanzando creativamente. El tarot es mágico. Me deslumbra. Llegó a mi vida mágicamente y se ha quedado, como muchas otras cosas. Algunas de ellas sanas y otras no tanto. Y así lo acepto. Dejándome llevar como una hoja arrastrada por la corriente del río helado que fluye sin detenerse jamás.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com