Una noche como otra cualquiera

Por G2036
Enviado el 05/02/2015, clasificado en Adultos / eróticos
5144 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Hacia tres años que conocía a Jorge. Pero desde hacia 2 no se habían vuelto a ver, ni a hablar. Eva tampoco había vuelto a pensar en el. Hasta aquel día, en la biblioteca de la universidad. Ella estaba estudiando cuando levanto la vista y lo vio. Era el mismo de siempre, no había cambiado lo mas mínimo. No era muy guapo, ni muy alto, no tenía mucho en lo que fijarse. Pero por alguna razón se le quedo metido en la cabeza. Llego a casa y por alguna razón pensó en el. Le gustaba, le gustaba mucho y no se había dado cuenta hasta ese día. Pero no quería novio, y el no era un chico guapísimo con el que tener un lío de una noche. Así que pensó que lo mejor era olvidarse de aquello.

Los días siguientes parecía que el hubiera desaparecido aquellos 2 años de atrás y hubiera vuelto ahora, porque lo veía a todas horas. Al entrar y salir de clase, al salir de fiesta, en la biblioteca. Además descubre que vive cerca de ella. Es decir, que el plan de olvidarlo se hacia mas difícil.

Aun así no le dio demasiada importancia, hasta esa noche. Era una noche como otra cualquiera, ya había decidido irse, ya estaba saliendo por la puerta cuando alguien le dice que Jorge le quiere saludar. Ella se extraña, llevan mucho tiempo sin hablar, se podría decir que ni siquiera son amigos. Pero va. Le da dos besos y el le dice que se quede de fiesta con ellos. "Porque no" piensa. Y la noche se alarga. Y de camino a casa el va a su lado, los dos hablando de todo y de nada. Llegan a su portal, y se dan dos besos. Lo huele y, "joder que bien huele" piensa. Y los dos besos se convierten en uno, un beso en el que parece que les falta el aire.

Abren la puerta del portal y se meten en el ascensor, parece que no pueden esperar a llegar a la habitación porque cuando el ascensor se abre ya les falta parte de la ropa. Entran en casa y llegan a la habitación. El la tira en la cama, y le empieza a quitar la ropa. Joder, no se lo imaginaba tan.. así. Y como si el le leyera la mente el se lo dice, que no se la imaginaba así, que nunca pensó que alguien como ella pudiera estar con el. Ella no dice nada y lo besa, se besan como si no tuvieran tiempo, con prisa. Se quitan toda la ropa y el le besa el cuello, y baja por sus pechos, lentamente, mientras ella gime. Y sigue bajando y juega con su lengua en su clítoris, joder a ella le encanta pero no puede aguantar más. Así que lo agarra y lo sube, y le dice que le folle lo mas rápido que pueda, y el lo hace, rápido, y la agarra y le da la vuelta, y lo hace de espaldas. Y la levanta, lo hacen en la mesa, en el suelo.. El se corre dentro de ella, y se queda encima unos segundos, mientras sus respiraciones se entrecortan. Y lo mira, y le sonríe.

Se quedan tumbados en la cama un tiempo que parece muy corto. Y se sube encima de el. Y le dice que si quiere se puede quedar a dormir. El le sonríe y la besa, y la pone debajo suyo con un suave movimiento. Y le susurra al oído que se quiere quedar, pero no a dormir. Y ella se sorprende al notar su erección en la pierna de nuevo. Y el la besa, esta vez sin tanta prisa, despacio, besándole le cuello y los pechos como si ahora tuvieran toda la vida para hacerlo...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com